Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irene Jaume

Los algoritmos del deseo

«Nos encontramos por Tinder» es una frase bastante repetida hoy en día cuando hablamos con amigas sobre encuentros o relaciones sexoafectivas. Y yo me lo creía, por eso hace aproximadamente un mes o dos intenté instalarme varias aplicaciones de citas, para intentar encontrar un equilibrio entre la desidia y la esperanza. Pero ahora que he leído uno de mis libros pendientes, El algoritmo del amor, de Judith Duportail (Contra, 2019), solo podré contestar a todo el mundo que me diga la frase que encabeza el artículo: «No os habéis encontrado, Tinder ha querido que os encontrarais».

Vivimos en una época en la que elegimos poco, lo digital ha inundado nuestras vidas a través de anuncios personalizados y generación de necesidades sobrantes. Nuestros estilos de vida dependen de una de las dictaduras más perfectas del mundo: los algoritmos. Y las relaciones sexoafectivas no se salvan.

Leyendo a Duportail me doy cuenta de que la gravedad de estas aplicaciones no es solo encontrar cierta indigencia emocional o egos doloridos camuflados con fotos perfectas, es toda la maquinaria que las sostiene. Cuando regalamos nuestros datos, nuestro tiempo y nuestro dinero (con las diversas opciones de pago que proponen), no imaginamos que hay todo un engranaje para decidir cómo y a quién deseamos. ¿Y cómo lo hacen? Crean unas puntuaciones que nos sitúan en un ranking de deseabilidad basado en datos visuales y, sobre todo, demográficos, que no responden a nuestros intereses, sino a los intereses del sistema imperante y de las propias empresas. Unas empresas que han aumentado en un 50% su volumen de negocio durante la pandemia, por cierto.

Con tal panorama, no es extraño que sociólogas como Eva Illouz hablen del fin del amor. Lo extraño y preocupante es que la inseguridad y la incertidumbre ontológicas nos aboquen a participar de estos formatos y no a generar alternativas que nos aporten bienestar real. Y yo, qué queréis que os diga, pienso que si alguien debe elegir por mí, que sean mis amigas. Aplicaciones desinstaladas y enviar artículo.

Compartir el artículo

stats