50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Papell

La redundancia de Ciudadanos

La convocatoria anticipada de elecciones por Mañueco en su comunidad de Castilla y León forma parte de la estrategia bifronte de Casado, quien, por una parte, pretende restar protagonismo e influencia a Díaz Ayuso –dejará de ser la única estrella rutilante en el universo autonómico popular- y, por otra parte, trata de llenar con hitos electorales la normalidad gubernamental, ya que es de suponer que Sánchez dedicará 2022 a desarrollar todos los proyectos de inversión presupuestados, sin más contratiempo que la propia pandemia. Con elecciones en Castilla y León, primero, y en Andalucía, después, el foco mediático dará juego al PP, que de otro modo hubiera podido quedar reducido a una mera comparsa de la mayoría.

Dicho esto, hay muchas cosas que dependen de lo que ocurra en febrero en Castilla y León, donde el 26 de mayo de 2019 el PSOE ganó las elecciones con el 34,84% de los votos y 35 escaños, frente al 31,50% y 31 escaños del PP (el PP ha gobernado porque el ‘partido centrista’, Cs, en lugar de apoyar al más votado como suelen hacer las bisagras en Europa –véase en Alemania al Partido Liberal apoyando a los socialdemócratas del SPD-, decidió ofrecer el gobierno al Partido Popular). De momento, las encuestas no aclaran en demasía el panorama: vaticinan, en promedio (dicho sea con todas las dudas que suscita la existencia de encuestas prefabricadas, como todo el mundo sabe) algo más del 40% para el PP, con una horquilla entre 34 y 37 escaños, frente a poco más del 31% para el PSOE. Vox, que obtuvo el 5,5% y un escaño, conseguiría ahora el 11%. Ciudadanos se estrellaría con un resultado desastroso y habría además otras incógnitas que hoy por hoy tan solo generan expectativas: se están organizando candidaturas de la ‘España vacía’ –Soria ¡Ya! es la que tiene sus preparativos más avanzados- y está por ver si Yolanda Díaz y Unidas Podemos presentan la nueva plataforma que propone la vicepresidenta y ministra de Trabajo.

Al margen de este panorama general, es evidente que estas elecciones, en las que se da por hecho que Vox sustituirá numéricamente a Cs, pueden representar la práctica desaparición de Ciudadanos, un partido perfectamente inútil y prescindible ya que, en lugar de cultivar el espacio de centro y de convertirse en bisagra, lo que le hubiera proporcionado un indiscutible y productivo poder arbitral, no es más que un apéndice vacilante de la derecha, a ratos báculo del PP, a ratos cómplice de Vox. Como es lógico, los electores de Ciudadanos, a la vista de este triste sino, preferirán lo genuino a lo inseguro.

Vox será así víctima de sus pecados originales. El más grave, sin duda, lo cometió después de las primeras elecciones generales de 2019 celebradas en abril, cuando PSOE y Cs hubieran podido formar gobierno sobre la base de una adaptación del programa común firmado por Sánchez y por Rivera en febrero de 2016. La negativa de Rivera supuso la repetición de las elecciones, la retirada de Rivera de la política en medio de un gran ridículo y el hundimiento irreversible de Ciudadanos.

En la misma línea, Cs ha cometido además otros errores, como el de Castilla y León. Si Cs está incondicionalmente dispuesto a respaldar al PP, aunque este partido esté en minoría, ¿qué razón puede encontrar el elector para votar a Ciudadanos, pudiendo hacerlo directamente al PP?

Rivera, con su ego superlativo, pretendió sin fundamento lo imposible, el liderazgo de la derecha, y chocó con la cruda realidad hasta abismarse en un laberinto sin salida. Arrimadas, el alter ego de Rivera, no aprendió la lección y remachó el clavo del entuerto, acercándose incluso a Vox con tal de sobrevivir unas horas más. Dando por cierto que Cs llegará a la irrelevancia en Castilla y León, su única aspiración podría ser conservar la presencia en Andalucía, pero es improbable que consiga mantenerse una vez perdido el espacio físico en que afincarse. La redundancia de Ciudadanos, su incapacidad para ocupar el liberalradicalismo, el centro político, ni siquiera en los términos en que lo intentó Suárez con su también efímero CDS, conducen directamente a la extinción. Poco perderá la política de este país si este pronóstico se cumple.

Compartir el artículo

stats