Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Núria Iceta

Núria Iceta

Editora de 'L'Avenç'

Robar lo intangible

Sé que el fenómeno no es nuevo, pero reconozco mi desconcierto ante el aumento y la proximidad de los robos en internet. En los últimos días he sabido de al menos tres: el de una cuenta de correo, el de una cuenta de Instagram y el de todo un sistema informático. Lo que estamos hartos de ver en el cine y en las páginas de negocios de los periódicos sobre grandes compañías internacionales ahora ya tiene nombres catalanes.

Yo que soy más de la economía productiva que de la especulativa siempre había asociado el hecho de robar a obtener algo, pero en los casos que nos ocupan se trata de robar para impedir el desarrollo de una actividad. ¿Puede haber nada más absurdo? ¿Robar para poseer, para revender, pero robar para no hacer nada, solo para poder pedir un rescate?

A una amiga mía le robaron hace poco los correos electrónicos (y toda su vida volcada en Google) hasta el día 26/6/2019. Más de dos años de vida digital en manos de alguien que no sabes identificar ni su propósito. A los buenos amigos de la librería Nollegiu les han robado hace pocos días la cuenta de Instagram (y no es el primer caso, tampoco) con el objetivo de secuestrarles los seguidores y pedirles dinero a cambio. A través de una técnica conocida como ransomware y que es la misma que han utilizado los hackers de la UAB. Y ya que el rescate se paga en criptomonedas, resulta que su principal activo es también la dificultad de rastreo.

Todo esto me ha hecho pensar en que el control de los medios de producción pasaba antes por el control de la mano de obra y de la maquinaria. Tenía una dimensión física y extensiva. Pero ahora hay medios de producción que pueden consistir en una persona y un ordenador en cualquier rincón del mundo destinados a impedir la creación, la producción, la construcción de algo, incluso de una comunidad, de la comunicación. Este control está ahora en manos de muchas menos personas y se dirige al control sobre la tecnología y sobre la virtualidad. No puedo evitar pensar en cómo nos está deshumanizando todo esto.

Compartir el artículo

stats