Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al azar | La ministra, feliz bajo el volcán

Admitamos de antemano que hasta Auschwitz es la meta de un turismo sombrío, pero la publicidad de este destino no se llevó a cabo con las cámaras de gas en funcionamiento. Mientras La Palma es golpeada a lava y fuego, Reyes Maroto ha dado la auténtica medida de sus posibilidades, al resaltar el potencial de «este espectáculo tan maravilloso» como «un reclamo para turistas». Cabe imaginar el alivio de los cinco mil evacuados, algunos de ellos con sus viviendas incineradas, aunque se les podría reprochar que no hayan jaleado el contagioso optimismo de la ministra.

Maroto se siente feliz bajo el volcán, sin importarle que el país entero no halle otra explicación a sus palabras que una posesión diabólica. Exaltar las perspectivas turísticas de Pompeya con el magma en curso otorga la condición de visionaria, pero los contemporáneos tienen derecho a un estupor boquiabierto. Una cosa es un error no forzado, como Marlaska presumiendo a media mañana de que no le preocupan los manejos fiscales de Juan Carlos I para corregir a mediodía que le indignan, y otra cosa es contemplar a un portero marcándose un gol en propia meta. Un castizo diría que la ministra se pasó de frenada, pero hoy se moderniza en que se ha pasado de spin. Ha retorcido tanto la verdad para plegarla a sus consignas y designios, que ha acabado con la sonrisa de Nerón sin lira. Enhorabuena al inevitable asesor que le sugirió que toda catástrofe debe transformarse en una oportunidad.

A un paso de sugerir que se incendien cosas para reproducir este «espectáculo tan maravilloso», la piromanía estética de Maroto entronca con George Bush proponiendo la tala masiva de árboles para prevenir los fuegos forestales. Mientras Sánchez se quemaba sobre el terreno, su ministra atizaba el fuego desde la confortable Andalucía. El presidente no debería barajar una destitución exprés como castigo, sino presa del pánico ante el tenor de próximas intervenciones de su titular de Turismo.

Compartir el artículo

stats