¿Por qué el jueves 5 el F. C. Barcelona no suscribió el contrato que había apalabrado con Lionel Messi durante sus vacaciones en Ibiza?

La respuesta no se constriñe a la situación económica del Barcelona, sino que afecta a todos los clubes de la Liga Profesional de Fútbol española.

El miércoles 4 de agosto, Javier Tebas, Presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP) anunció la oferta de CVC: el fondo de capital riesgo Capital Partners con sede en Luxemburgo ofrecía un préstamo de 2.700 millones de euros del que los clubes podrían disponer de hasta un 15% para la inscripción de futbolistas. La devolución de ese préstamo se instrumentalizaría a través del pago del 10% del beneficio anual de la LNFP durante los próximos 50 años.

Semejante inyección de capital ayudaría a afrontar el déficit que sufren la mayoría de clubes españoles y particularmente el F. C. Barcelona (1.173 millones de euros). Este déficit lastra el límite salarial de los futbolistas que la LNFP marca para cada uno de los clubes y que no es sino un porcentaje de sus ingresos brutos atendida su deuda acumulada. La contratación de Messi no encajaba en el límite fijado al F. C. Barcelona salvo que se incrementasen los ingresos con el fondo CVC.

Tras reflexionarlo, al F. C. Barcelona advirtió que se trataba de un regalo con doble fondo para sus intereses. Si accedía, podría contratar e inscribir a Messi. Pero en tal caso, se ligaba por 50 años a la LNFP y debía renunciar al proyecto de Superliga europea. Ha tenido que elegir y ha escogido la Superliga.

La opción por la Superliga que han firmado el Real Madrid y el F. C. Barcelona les aleja del resto de los clubes españoles. La Superliga es un proyecto de competición al margen de la UEFA que preside Aleksander Ceferin y, por ende, de la LNFP. Incluiría a los 20 clubes más importantes de Europa en una competición cerrada con una expectativa de ingresos económicos incluso superior a los de la NBA.

Por supuesto que el Mallorca, el Betis, el Español, etc. no solo carecen de interés en el proyecto sino que se oponen a que el R. Madrid y el F. C. Barcelona se separen de la Liga española. Por esta razón, la práctica totalidad de los clubes españoles se han posicionado a favor del préstamo CVC.

¿A qué se debe tanto interés del Real Madrid y del F. C. Barcelona por la Superliga? Pues porque les va su supervivencia como clubes deportivos que pertenecen a sus socios. En su estructura actual no pueden competir con sus iguales. Algunos porque les respalda un Estado como es el caso de Qatar con el PSG o los Emiratos Árabes con el Manchester City. Y otros porque son sociedades anónimas en manos de fortunas incalculables que no tienen más que ampliar el capital de sus clubes para abordar cualquier problema financiero, como sucede con Roman Abramovic en el Chelsea o con Malcom Glazer en el Manchester United.

Al formular su propuesta, Javier Tebas pretende defender la actual estructura de la LNFP para los próximos 50 años, con el R. Madrid y con el F. C. Barcelona atados a la Liga española. Al rechazarla, estos dos grandes clubes intentan buscar en esa Superliga fuentes de ingresos que les permitan fichajes importantes y expectativas de incrementar su palmarés de títulos europeos.

La pelea será judicial. El Tribunal de Justicia europea deberá convalidar o revocar la Sentencia del Juzgado de lo Mercantil de Madrid que ha resuelto en favor de la demanda del R. Madrid y en contra del monopolio de la UEFA para organizar competiciones en el espacio europeo.

Por otra parte, como quiera que las decisiones de la LNFP se adoptan por mayoría de los clubes de primera y segunda división, Florentino Pérez ha anunciado que impugnará ante los tribunales cualquier acuerdo en favor del préstamo CVC.

En conclusión: No era Messi sí o Messi no. Era Superliga sí o Superliga , no.