Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isabel Vicente

Necesitados de educación

Definitivamente estoy muy mayor y ya no entiendo nada. No voy a defender el sistema del sopapo con el que muchos nos criamos cuando nuestros padres nos querían meter en vereda, pero no sé yo si a alguno de los que ahora son jóvenes le habría venido bien. Es que me imagino que el muchacho este es hijo mío, y lo primero que me pide el cuerpo es sacarme la zapatilla como hacía mi abuela. Hablo de un tal Naim Darrechi, de profesión tiktocker, que en una entrevista en redes sociales ha presumido de engañar a las chicas con las que se acuesta diciéndoles que es estéril para no tener que usar preservativo porque no le gusta el látex a la criatura. Lo oía el otro día en la radio vanagloriándose de que así le va bien y que nunca le ha llegado ninguna preñada, pero que, si un día aparece una chica con un bebé, pues bienvenido sea. La cosa no pasaría de considerarlo uno de tantos descerebrados si no fuera porque el muchacho tiene 26 millones de seguidores en Tik Tok y 6 millones en Instagram, la mayoría adolescentes, riéndole las gracias y normalizando que no pasa nada por tener relaciones sexuales con menores, sin protección ante embarazos o enfermedades, engañando y frivolizando el tener un niño sin contar con lo que opine la mujer. Quizá sólo sea la bravuconada de un crío de 19 años, ojalá, aunque diariamente vemos a mucho indeseable suelto no sé si por carácter, malas compañías o carencias en la educación. Y si no, basta con echar un vistazo a las manadas de violadores o a los monstruos que han asesinado a golpes a Samuel en A Coruña mientras le llamaban maricón. Lo que es indudable es que el refuerzo de profesores que anuncia el conseller Marzà es más necesario que nunca... y no solo para garantizar la presencialidad por la covid.

Compartir el artículo

stats