Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Vicents

La oleada juvenil ya no es una anécdota

Un sanitario realiza una prueba PCR.

Un sanitario realiza una prueba PCR. EFE

Al día siguiente de que la presidenta del Govern, Francina Armengol, anunciara su particular cambio de paradigma, es decir, que gracias al escudo de la vacunación había llegado el momento de pensar en otras cosas que no fueran la incidencia acumulada y el número de casos diarios, Alemania declaró a Balears zona de riesgo, desaconsejando viajar a las islas a sus compatriotas; la incidencia acumulada entró en zona de máximo riesgo; los casos activos se triplicaron por primera vez en su evolución semanal desde que el pasado 24 de junio comenzó la explosión de contagios, y muchas comunidades autónomas empezaron a tomar medidas de contención para proteger a los ciudadanos, parar la cadena de contagios, salvar la temporada turística y la recuperación económica que ésta debe impulsar. Balears no fue una de ellas.

Parece que ha sobrado optimismo y faltado algo de prudencia en el Govern avanzando la llegada de la nueva normalidad. En los hospitales hay ahora 67 pacientes, 14 de ellos en UCI, con un incremento semanal todavía pequeño, pero muchos de ellos ya preparan planes de contingencia ante el goteo de nuevos pacientes leves que se convierten en graves, la saturación de los teléfonos de Atención Primaria y el hotel covid con personas que no pueden aislarse cada vez más lleno. Hemos visto en otras ocasiones que cuando la incidencia alcanza la situación de máximo riesgo las decisiones se toman demasiado tarde. Y en estas circunstancias actuales de oleada juvenil, habría que tener en cuenta que solo el 40% de la población total de Balears ha completado su pauta de vacunación, que todavía queda población de 69 a 40 años desprotegida, que muchos vacunados con una dosis se están contagiando y que el virus ha vuelto a entrar en las residencias de ancianos a través de trabajadores y contagiado a sanitarios a los que creíamos completamente vacunados.

Compartir el artículo

stats