Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Vicents

Las palmeras no cuentan

Siento darle esta triste noticia al alcalde de Palma. Las 400 palmeras de la especie Washingtonia Robusta que con tanto entusiasmo ha empezado a plantar en la Playa de Palma no pueden subir al marcador de árboles de la plaza de España, ese ingenio digital con el que Cort se ha dispuesto anunciar a la ciudadanía que es posible acabar con el cambio climático mundial sin salir de la ciudad. Pida el VAR, si quiere, reúna a la comisión de parques y jardines o a la de memoria histórica, que lleva un tiempo sin dar frutos, pero las palmeras son plantas arborescentes, no árboles. Tan cierto como que los almirantes Churruca, Gravina y Cervera no participaron en ningún episodio de la Guerra Civil, aunque casi cuela. Pero ya que Palma va a convertirse antes de que termine la legislatura en una selva, conviene que lo haga con propiedad. Y la promesa municipal fue sembrar 10.000 árboles, no palmeras. Cierto que los nuevos ejemplares llegan a la Playa de Palma más creciditos y aparentes que los raquíticos árboles que han empezado a sembrarse en las barriadas, que todavía no superan en tamaño a la estaca que los sustenta, o los minipinos con los que periódicamente se reforestan zonas de Bellver y de cuya sombras disfrutarán nuestros nietos.

Pero mientras esperamos que eso ocurra, sepa que el alcalde celebra dos años de legislatura y logros. Y si a usted también le pasaron desapercibidos por un despiste casual, será el propio José Hila el que se los explicará personalmente en una gira triunfal distrito a distrito, a la vez que con su equipo trabaja sin descanso en el eje cívico de Nuredduna, la remodelación del Parc de la Mar y el Paseo Marítimo, la ampliación de la cuña verde, el regreso del tranvía a la ciudad y eso que ahora se llama la «pacificación del tráfico» y antes «ir caminando por todo porque el autobús no llega puntual o lo hace lleno».

Compartir el artículo

stats