Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

HOJA DE CALENDARIO

Pedro Villalar

Marruecos castiga a sus ciudadanos

Como era previsible, el europarlamento ha condenado las prácticas brutales de Marruecos que ha lanzado a sus jóvenes, casi niños, al mar, camino de Ceuta para crear un grave problema migratorio a España, sin que le haya importado una higa la vida de sus adolescentes.

Ahora, Mohamed VI, para incomodar aún más a España, ha dado una gran patada en el culo… de sus conciudadanos emigrados al prohibir el paso del Estrecho de Gibraltar, como era habitual en estas fechas, a sus nacionales que iban a su país a pasar unas vacaciones junto a los suyos. Sólo una minoría podrá viajar desde Italia o Francia en barco a Marruecos.

Marruecos es estratégico para Estados Unidos y para Occidente, pero esto no le da patente de corso a Mohamed VI, un dictador hereditario que hoy tan sólo puede ofrecer cierta estabilidad frente a la amenaza islamista. Pero así y todo, corre el riesgo de quedarse aislado, de comerse la fruta que exporta la UE, de perder la escasa tecnología que los países avanzados han instalado en Marruecos por la mano de obra barata. España ya no es el paria de Europa de tiempos de Franco sino un país moderno que forma parte de la UE y de la OTAN y con el que no se juega impunemente. Los chantajes hacen poco efecto porque tienen antídotos relativamente fáciles de implementar.

Compartir el artículo

stats