Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ojo, focalizar en un solo punto puede ser demencial. Lo digo por la cuestión de moda: la lavadora. Cuando estén en casa, seguro que muchos lo han hecho, miren a su alrededor, también a la lavadora, pero no desprecien la vitrocerámica, el calentador de agua, el horno (quien lo tenga) y todos aquellos aparatitos que se han hecho imprescindibles y que nos hacen el día a día más sencillo. ¿Van con electricidad? Sí, y en el caso del calentador del agua, con un gasto generoso de energía. Vamos, que se ponen ustedes frente al contador de luz mientras se ducha alguien y le faltan ojos para seguir la rayita. De ahí mi preocupación. Puede, digo puede y espero que no sea así, que muchos estén pensando en dejar el agua para el cuerpo solo para los fines de semana. ¡Me espanta! Hay quienes andan muy bien entrenados en este asunto y el cambio será mínimo, pero no nos sumemos a su fobia. Si la subida de la luz hace que algunos duden entre el aseo o la pocilga, por favor, aparten esa idea y continúen activos en esta manía de estar aseados, y después ya veremos qué hacemos con la lavadora.

Compartir el artículo

stats