Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gilipollas variados

No creo que llamar a alguien gilipollas sea lo más oportuno. Llamar necio o estúpido a alguien es francamente mejorable. Llamar a alguien gilipollas no nos convierte en un Einstein, precisamente. Me niego a considerar gilipollas incluso a los protagonistas de los siguientes casos:

  1. Decirles a tus votantes potenciales que son gilipollas si votan otra opción política.
  2. Ser el principal publicista y avalador de opciones políticas con las que compites. Léase pasión provinciana y desmedida proindepe.
  3. Ser el arquetipo del cambio de estilo de vida provocado por el incremento de saldo en la cuenta corriente y seguir predicando fidelidad a los orígenes, con mala conciencia.
  4. Presentarse a unas elecciones, salir elegido y abandonar alegando circunstancias que ya eran evidentes para todo el mundo.
  5. Creerse con la autoridad para designar sucesores a base del uso indiscriminado del dedazo.
  6. No haber sabido leer ni uno de los múltiples avisos electorales recibidos.
  7. No ser capaz de convivir políticamente con casi ninguno de los compañeros con los que iniciaste el viaje.
  8. Que se te llene la boca con la palabra pueblo y luego insultarle. Errejón dixit. Más Madrid ha conseguido el deseado sorpasso. Mira tú por dónde.
  9. Pretender llegar a ser el presidente del Gobierno teniendo como discurso que la historia democrática de este país fue una estafa.
  10. Abogar por una República Confederal y exigir los mismos impuestos en toda España.

Ayuso ha conseguido más votos que los tres partidos de izquierda juntos. Solo desde posiciones moralistas se puede prescindir del análisis de lo sucedido. Se os va la gente joven y muchos votantes socialistas. Seguid insultando y manteniendo una postura paternalista con los votantes, que de eso entre otras cosas se nutre Ayuso.

Podemos y Ciudadanos llegaron para cambiar la política y el país. Paradójicamente el país les ha cambiado a ellos. La historia no se detiene. Es una ola que pasa por encima de cada uno de nosotros y que siempre sobrevive.

Compartir el artículo

stats