Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Papell

La CAM y la pandemia

Madrid se ha situado en primer lugar en cuanto a PIB, pero su liberalismo plantea la contrapartida de que genera desigualdad

La CAM y la pandemia

La CAM y la pandemia

La actual presidenta dela Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, hace alarde de su liberalismo, que en este caso se reduce a su dimensión económica: hay que entender su posición como reacia a lo público, partidaria por tanto del Estado mínimo y de las comunidades mínimas, acérrima defensora de los bajos impuestos. Su posición es respetable, y tiene sin duda influencia en la expansión económica de la CAM, que se ha situado en primer lugar en Producto Interior Bruto después de sobrepasar limpiamente a Cataluña. Sin embargo, tal doctrina, que lleva décadas aplicándose en Madrid (la impuso Esperanza Aguirre, más liberal que la mayoría del PP), plantea la contrapartida de que genera gran desigualdad.

En el caso de la pandemia, es conocido –el candidato Gabilondo lo ha subrayado con datos fehacientes en la mano- que la mortalidad, en fallecidos por millón de habitantes, ha sido notablemente superior en Madrid a la de las demás comunidades y, por lo tanto, a la media nacional. Y ello ha sucedido por dos razones:

Una primera, Madrid ha sido la comunidad autónoma del Estado que menos gasto ha efectuado históricamente en sanidad (el PP gobierna Madrid desde hace más de veinte años). Con datos del Ministerio del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de 2019, el gasto sanitario de Madrid fue aquel ejercicio de 8.962 millones de euros, lo que representa 1.340 euros per habitante, el 3,7% del PIB autonómico. Sólo Andalucía dedica menos recursos per capita (1.262 euros/habitante) y Madrid está a la cola de porcentaje del PIB. A la cabeza del gasto por habitante está el País Vasco, con 1.873 euros, y a la cabeza de la porción de PIB aplicada a gasto sanitario, Extremadura, con el 8,6%. La media nacional es de 1.486 euros/habitante, el 5,6% del PIB. Como han explicado Carmen Marcos y Francisco Melis en un trabajo titulado Ni la salud ni la transparencia informativa son prioridades de la gestión en la comunidad de Madrid, hay además otras decisiones que explican el grave efecto de la pandemia en Madrid: la negativa a contratar los rastreadores recomendados (aunque Díaz Ayuso lo prometiese públicamente), el negarse a establecer las restricciones aprobadas por le resto de comunidades autónomas, son algunas de las actuaciones que ilustran esta falta de prioridad y ayudan a entender los terribles efectos de la pandemia en la CAM. Dichos autores dan además otros datos para entender el «ahorro en salud» que la CAM ha practicado. Y el resultado de todo ello –siempre según los mencionados autores- es que Madrid ha batido varios records poco edificantes; he aquí algunos:

1.- Récord de contagios y fallecimientos por habitante entre las grandes capitales europeas;

2.- Récord en España en el número total de contagios, hospitalizados y fallecimientos, a pesar de ser la tercera comunidad en número de habitantes y contar con los mejores hospitales de España.

3.-Récord entre las Comunidades autónomas en el número de contagios/habitante (solo es mayor en la ciudad autónoma de Melilla) y récord en el número de hospitalizados/habitante.

4.-Récord en el número de muertos/nº de residentes en los centros sociosanitarios: 146 muertos por mil residentes (detrás, a mucha distancia, se sitúa Cataluña con 106 muertos/1.000 residentes). En Madrid se localizan el 13 por ciento del total nacional de residentes en estos centros pero la mortalidad alcanza el 20,7 por ciento (datos a 4 de abril)

5.-En lo que se refiere al número de fallecimientos totales/habitante, habrá que esperar a conocer los habidos en los centros sociosanitarios en todas las CCAA ya que, al día de hoy, solo están estos datos para la Comunidad de Madrid y Cataluña.

6.- Por la falta de Transparencia también destaca la CAM: no sólo es la Comunidad que menos datos ofrece sobre la pandemia sino que utiliza una estratagema para camuflar la situación, consistente en ofrecer diariamente unos datos de contagios que son muy inferiores a los que finalmente resultan con el paso de los días (hay un artículo esclarecedor al respecto firmado por C. Romero en medium.com).

Este es el liberalismo de la CAM en manos de Ayuso. A los electores corresponde opinar ahora acerca de si es realmente razonable proseguir por este camino.

Compartir el artículo

stats