Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La transparencia y la confianza, claves en el futuro empresarial

Estamos en un entorno en el que las empresas a nivel nacional en general están afrontando dificultades en su día a día debido al impacto de la pandemia del covid-19. En el caso de las empresas de Baleares la situación es incluso más preocupante por la gran dependencia del turismo, uno de los sectores, sino el que más, afectado por las restricciones de movilidad como consecuencia de la pandemia.

En este sentido, como ya apuntamos en el informe Perspectivas 2021 elaborado juntamente con CEOE, los empresarios ven el inicio de la salida de la crisis en el segundo trimestre de 2021 y su consolidación durante el año 2022, aunque la recuperación para llegar a niveles de facturación similares a los de 2019 se vislumbra a más largo plazo. Las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), revisadas recientemente, y que aumentan en un punto porcentual la estimación del crecimiento de la economía española para este ejercicio hasta el 6,4%, parecen corroborar estas expectativas.

Es hora de ver qué lecciones hemos aprendido de esta crisis y prepararnos para la recuperación que se vislumbra ya en el corto/medio plazo. De esta situación se pueden desprender puntos positivos para las empresas, entre ellas, que la confianza y la transparencia son activos intangibles que deben de cuidarse y fortalecerse, ya que resultan claves para el negocio.

En este sentido, durante esta crisis también se han producido transformaciones empresariales, refinanciaciones, reestructuraciones de negocios, y aunque la actividad se ha visto muy afectada en transacciones en el mercado del turismo de Baleares en compras de hoteles o sociedades, fusiones de negocios, la realidad es que todas estas decisiones de gestión empresarial se han basado en la confianza en la información financiera transparente, respaldada por una auditoría de calidad.

Las empresas familiares, que son la base de la economía balear y en concreto del sector turístico, saben que es fundamental que para conseguir los retos de crecimiento y transformación de sus negocios deben estar bien preparadas en aspectos claves como la información financiera auditada, el gobierno corporativo o sistemas de control adecuados. Es en este contexto en el que el auditor y el experto cobran una confianza transcendental para transmitir mediante su trabajo esa confianza que el mercado requiere, y que es imprescindible para el futuro y el crecimiento del negocio.

En un momento como el actual en que los conocimientos técnicos adquieren mayor relevancia, por el entorno cambiante de la normativa contable y de auditoría, esa proximidad es aún más necesaria para facilitar el entendimiento de los cambios normativos y de sus implicaciones para el negocio. Las capacidades tecnológicas y los conocimientos técnicos de los auditores suponen también una garantía para los administradores que deben formular las cuentas anuales de las empresas.

Ahora que en KPMG cumplimos este año nuestro 50 aniversario de actividad en España y 30 años de la inauguración de nuestra oficina en Baleares, es un momento adecuado para recordar el valor que el auditor aporta a las empresas de Baleares, y el que queremos seguir aportando para contribuir al desarrollo y progreso de la sociedad, y ayudar desde nuestro conocimiento y experiencia a superar con éxito la crisis actual, de la que las muchas empresas saldrán sobre la base de una transparencia y confianza reforzadas.

Compartir el artículo

stats