Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia y los fraudes informáticos

El momento que estamos viviendo de la pandemia de coronavirus ha provocado, también, un incremento tremendo de los ataques y fraudes informáticos, al punto de que mientras que la delincuencia en general ha bajado cuatro puntos de término medio, sin embargo, se ha producido un incremento de un 12 % en los delitos de contenido informático.

Se calcula que cada día hay 40 millones de ataques informáticos y en esta época de pandemia se ha detectado un incremento de la delincuencia informática con mensajes diarios a correos electrónicos y SMS, intentando que el ciudadano pique en la trampa y exista un apoderamiento de sus datos personales. Hay que darse cuenta que más de 3.000 millones de personas están utilizando la red en el mundo en la actualidad, con lo que la facilidad de la delincuencia informática ha provocado que estos delincuentes especializados se aprovechen de la especial vulnerabilidad de personas que confían en que todo lo que reciben deben cumplimentarlo, y en ese sentido se aprovechan de utilizar los logos, o nombres, de entidades bancarias, o empresas de transportes con las que los ciudadanos tienen muchísima relación para captar la atención de la víctima del fraude informático, e inducirle a que acepte el mensaje, o siga las instrucciones que le mandan. Ahora bien, no solamente los ciudadanos están siendo víctimas de estos fraudes, sino que también los ataques informáticos actúan sobre empresas y sobre las administraciones públicas, como por ejemplo el ataque al SEPE reciente.

El último estudio publicado por el Ministerio de Interior sobre criminalidad informática identifica 218.302 delitos relacionados con la ciber criminalidad., de los cuales el 88% corresponde a fraudes informáticos. Particulares y las empresas grandes y medianas están siendo víctimas de estos ataques de apoderamiento de datos por la introducción de sus claves bancarias en los mensajes que mandan. Podemos destacar, también, que este tipo de delincuencia es fruto de la maldad intrínseca del delincuente informático que se aprovecha de la especial vulnerabilidad y el agotamiento de muchas personas, producido por los efectos psicológicos de la pandemia, y que provoca un relajamiento de las defensas, ante el agotamiento producido del desgaste psicológico de los efectos del coronavirus. Y, ante esto, es importante la publicidad y la información que se debe dar a los ciudadanos de las advertencias respecto a los tipos de mensajes que se están recibiendo, por ejemplo, los relativos a que “está usted esperando un envío de un paquete y debe pulsar en esta clave para poder hacer el seguimiento”, o “facilíteme las claves de su banco, por cuanto ha sufrido un ataque informático que tenemos que proteger”. Estos y otros mensajes están siendo recibidos por muchos ciudadanos, y son miles los que caen en la trampa pensando que están recibiendo un paquete, o que se ha producido un ataque a su cuenta, y lo que va a hacer el delincuente es disponer de los fondos de la cuenta bancaria en cuanto ejecute las instrucciones que le da el mismo. Es por ello por lo que sería conveniente la distribución de informaciones y consejos prácticos que muchas entidades bancarias están ya distribuyendo en sus páginas web de forma muy acertada a sus clientes tales como los que citamos a continuación extraídas de la información que las entidades bancarias están facilitando a los ciudadanos para evitar que caigan en la trampa del delincuente informático. 

Citamos a continuación algunos de estos consejos prácticos que son de gran interés:

- No facilites información confidencial, como nombres de usuario, contraseñas o códigos de confirmación de la banca online a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos o SMS.

- Los códigos PIN o claves de usuario nunca va a solicitarlos por correo, llamada o SMS por un banco. Estos códigos solo son requeridos en las aplicaciones oficiales del banco y en procesos concretos que lo requieran (por ejemplo, en las transferencias no habituales). 

- En cuanto a las llamadas telefónicas los bancos nunca solicitan datos personales o bancarios por teléfono a sus clientes en una llamada saliente. No se debe seguir atendiendo una llamada en la que te solicitan el usuario o la clave de acceso a la banca online.

- No permitas el acceso en remoto a tu ordenador si no lo has solicitado tú.

- No instales aplicaciones desde enlaces o páginas web proporcionadas en este tipo de llamadas sospechosas.

- Comprueba en internet si el número que te ha llamado es oficial o tiene comentarios negativos de otros usuarios.

- Mantén siempre actualizados el sistema operativo y las aplicaciones de tus dispositivos.

- Instala y mantén en funcionamiento un antivirus y un antimalware.

- Descarga las aplicaciones únicamente desde los mercados oficiales.

Estos son unos buenos consejos que algunas entidades bancarias ya están dando para proteger a los clientes y que se deberían publicitar para defender a los más vulnerables.

Compartir el artículo

stats