Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Porras políticas

Qué fácil resulta ser hipócrita cuando se juzga a las fuerzas antidisturbios, y qué indigno es que se les critique desde instancias políticas

 Perdonen señores antidisturbios de la Brimo que me meta donde no me llaman. Pasa que entre los ‘cupaires’ que les quieren disolver, los de Junts que hacen política a su costa desde el Govern de la Generalitat y los que les critican desde Podemos que son Gobierno de España, está uno desorientado… Me pregunto si hay alguien que les defienda. ¿Hay alguien que les tenga en consideración?

Qué fácil resulta ser hipócrita cuando se juzga a las fuerzas antidisturbios, y qué indigno es que se les critique desde instancias políticas. Como decimos, a los tres días de la Barcelona incendiada, ya flojean los apoyos incluso de Junts, la fuerza política que detenta Interior.

Una cosa es que se averigüe si se ha cometido algún exceso y otra muy distinta es dejar a los Mossos a los pies de la mezcla de antifascistas, quinquis y advenedizos que ponen las ciudades catalanas patas arriba. Da igual que fuese la sentencia del ‘procés’ que lo de Hasél. Los de la guerrilla urbana buscan la ocasión para lucir sus mejores destrozos. No hay más cera.

Quedar bien con todos

Con Torra fue lo mismo en 2018, cuando lo del “apreteu”. “Nosotros estábamos allí para cumplir con sus órdenes, pero después Quim Torra siempre quiere quedar bien con todos", le afea un agente de la Brimo, en declaraciones a EL PERIÓDICO, subrayando la incompatibilidad de presidir el Govern que manda a los Mossos para, a continuación, unirse a las críticas de la CUP por la actuación policial. "Las pelotas de goma están prohibidas y para recuperar una posición tenemos que entrar en el cuerpo a cuerpo", razona. "Nadie cuestiona que, si un agente actúa mal, debe ser sancionado”.

Ante esta situación y sin olvidar a la mujer que ha perdido un ojo y cuantos heridos se hayan podido producir, nos vemos en la necesidad personal de decirles que algunos no tenemos la menor duda de que su trabajo merece mejor consideración. De vez en cuando estaría muy bien transmitirles una cierta solidaridad. Aunque a veces se lo parezca, no están solos.

Compartir el artículo

stats