Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esperpento

Esperpento Bernat Jofre i Bonet

«Hoy, como está la vida, ni para mal comer. Alguna otra cosa se saca. Total, miseria». (Ramón Valle y Peña, más conocido por Ramón María del Valle-Inclán, 1886-1936. Dramaturgo gallego de la Generación del Noventa y Ocho).

Acto I

Un alcalde organiza una reunión con sus altos funcionarios. Les advierte:

- Los empresarios pagan muy mal a sus trabajadores.

Al poco de empezar la reunión, da las instrucciones para el próximo concurso municipal.

- Por supuesto, se adjudicará la obra a la oferta más baja.

Y sonriendo beatíficamente, da el cónclave por terminado. Los congregados salen del despacho, aún admirados de la coherencia de su principal regidor.

Acto II

El mismo munícipe recibió una comitiva de restauradores y hoteleros locales. Quienes pidieron una rebaja o anulación de los impuestos de potestad exclusivamente municipal debido a los devastadores efectos de la pandemia. Después de escuchar, respondió:

- Os entiendo, pero vuestra petición no sería del todo justa. ¿ Y cómo se lo explicamos a los empresarios a los cuales el covid-19 no les ha afectado en absoluto? ¿Sabéis la que me podría caer?

Atónitos, los empresarios balbucearon:

- Alcalde, se trata del bienestar de muchas familias del pueblo. No de su imagen.

Ha habido un Estado de Alarma y una temporada fallida. Y sinceramente, no sabemos si la que viene será exitosa, que pinta que no. Dudamos de que nuestros compañeros de la construcción expresen queja alguna, puesto que si se alarga este momento, nuestra crisis será la suya.

Consciente de que los allí presentes llevaban más razón que un santo pero también de sus intereses personales, el máximo representante municipal zanjó por la tangente:

- Le diré al secretario que haga un informe al respecto, no os preocupéis.

Y con una palmadita en el hombro, los acompañó a la puerta. Aún esperan el dictamen y la rebaja impositiva.

Acto III

La misma comitiva de empresarios de la restauración y hotelería, en vista del éxito ante su alcalde, decidieron ir a una conselleria, Delegación del Gobierno o Instituto de Empresa .

El caso es el mismo. Quisieron ver el tipo de ayudas que podrían percibir. Les atendió una amable política, quien atentamente les escuchó. Después, sin pestañear tras sus gafas de diseño y embutida en un traje pantalón de marca, les dijo:

- Para optar a cualquier ayuda deberán demostrar su solvencia económica. Aquí tienen los...

Fue interrumpida, a coro:

- Señorita, pedimos comprensión y asesoramiento de nuestros políticos. No nos venga con impresos. No veníamos a recolectar formularios, eso lo pueden hacer nuestros gestores. El objeto de nuestra visita era ver de qué manera nos podía ayudar la Administración, pero no creímos en ningún momento que íbamos a ser tratados peor o igual que en una entidad financiera. No sé si se han dado cuenta, pero estamos en crisis y nuestras cajas vacías.

Incólume a los razonamientos, la tecnócrata continuó:

- Deben entender que la Administración es muy exigente a la hora de elaborar unos filtros para sus subvenciones. Dichos baremos ayudan a no malgastar el dinero de los contribuyentes. Espero lo entiendan.

Y los acompañó hasta el dintel de su oficina. Al cruzar el zaguán del edificio oficial, uno de los asistentes exclamó:

- Nos lo ha dicho claro: somos potencialmente malgastadores de recursos oficiales. Por tanto, ni un duro esperemos.

Acto IV

Dos políticos amigos pero de diferente signo se encuentran en Son Sant Joan. El uno viene de Bruselas, el otro de Barcelona.

- ¿Has visto la cantidad de guiris que llegan? Los echaría a todos. Nos van a tirar por tierra el trabajo de aislamiento de estas últimas semanas.

- Cierto: pasé por Madrid y todos los bares abiertos. Una catástrofe. Los índices de contagio disparados.

- Por si no fuera poco, los empresarios protestan. La cuestión es llevar la contraria. Por cierto, ¿habéis cobrado igual en Bruselas?

- Sí, por supuesto. Tan sólo faltaría dejar de percibir nuestro sueldo o hacerlo menos que antes, con la que está cayendo.

Se despiden con una media sonrisa, yéndose cada uno por su portal.

Nota del autor: todas las situaciones son reales y fidedignas. En cuanto a la última, ha sucedido en diferentes momentos. Que cada uno juzgue lo que crea.

Compartir el artículo

stats