Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma

El PP se muda

El PP se marcha de la calle Génova y se agradecería que se mudara a una vía con nombre corto para poder cuadrar bien los titulares. No a calle Desamor, por ejemplo, no veo yo un periódico que abra con «Desamor desautoriza a Casado» o «Desamor inicia la confección de listas electorales». Desengaño tampoco. Ni Echegaray, que fue premio Nobel aunque escribía unas comedias pesadísimas. «Echegaray estudia una alianza con Ciudadanos» parecería que el barbudo dramaturgo está tirándole los tejos a Arrimadas. Gran Vía está bien. Aunque para gran vida la que se pegaban en Génova. Cumbre de barones del PP en Gran Vía.

A mí me gustaría que existiera una calle consagrada a la inopia, pero los gobernantes no están en lo que tienen que estar, o sea, están en la inopia y no se les ocurre nombrar así una calle. Bueno, tampoco si una alcaldesa está embarazada se le ocurre poner de nombre embarazo a una calle, bastante tendrá ya con pensar el nombre de la criaturita. En Madrid hay una calle que se llama «Salsipuedes». García Egea intervendrá hoy en Salspiuedes. Feijoo le dice en Salsipuedes a Casado sal si puedes.

Tenemos también en la Villa y Corte la calle Alegría de la Huerta, que invitaría a que las reuniones, los maitines, las cumbres, fueran jocosas y jacarandosas, como de chanza. No es plan de salir al balcón de Alegría de la Huerta hecho un triste tras un batacazo en Cataluña, por ejemplo. La calle Pez está bien, vamos a tomar un carajillo en Pez. Y en paz. Tengamos la fiesta en Pez. Aunque no sé yo «Pez ordena a los concejales del PP que presenten mociones sobre la sequía». La calle Rompelanzas está a escasos metros de la Puerta del Sol. El PP rompe una lanza en Rompelanzas a favor de tal y cual. Hay una calle Tintín y Milú, no veas, «Tintín y Milú atacan a Sánchez». Chúpate esa, Sánchez.

En tiempo de tribulación no hacer mudanza, afirmaba San Ignacio de Loyoya, que no sabemos si tendrá calle en los Madriles. Tampoco sabemos si la frase es de él realmente. O tal vez habrá una calle Prudencia. «Prudencia pide prudencia a los nacionalistas». El local de calle Génova tal vez sea en un futuro un hotel, salón Rajoy, coctelería Aznar, centro de convenciones Fraga o Suite el sobre. La derecha se va de inmobiliarias. No sabemos si las ideas mudan.

Compartir el artículo

stats