DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al Azar

Matías Vallés

Al Azar | La cárcel, ni para los raperos

Comprendo que los jueces ultraconservadores soportan una pesada carga laboral, al tener que desdoblarse en intermediarios de Bárcenas. Sin embargo, nunca perdonaré a estos condenadores magistrados que me hayan obligado a escuchar a raperos indigestos. Rimar «Urdangarin» con «Burger King» justifica el destierro de Valtònyc por motivos estéticos, un argumento ausente por desgracia en la florida sentencia del Supremo.

El tono admonitorio de los predicadores interjectivos me provoca el mismo rechazo que las sentencias de los ultramagistrados. Con todo, la cárcel no es lugar para raperos, a quienes los tribunales otorgan además una popularidad indigna de sus jaculatorias. También ayuda Juan Carlos I, el errado errante que no solo ha traicionado a los juancarlistas, sino sobre todo a los jueces que condenaban asumiendo su buen nombre. Nadie negará hoy que el Emérito ha puesto música a la letra de Los Borbones son unos ladrones, otra de las podridas aportaciones del rap.

La pauta de la pandemia ha consistido en condenar socialmente a la juventud, por qué no habría de transmitirse esta obsesión a los tribunales. En el siempre frágil flanco psicológico, sería interesante desvelar la identidad de los familiares jóvenes de los legisladores y ejecutores confabulados contra la libertad de expresión, delatando así una pulsión vengativa que explicaría la descarga de sus traumas sobre el eslabón ínfimo de la creación histérica. A pesar de todo, suscribo desde aquí la libertad del así llamado Hasél. No solo porque todo lo que firma Serrat me parece bien, sino porque la cárcel es un castigo excesivo incluso para un rapero. Como enmienda transaccional, se debería estudiar un reparto de la condena entre todos los tuiteros, dado que los crímenes se perpetraron en la red asocial a falta de saber cómo los distinguieron del resto de la basura allí publicada. La única sentencia justa es volteriana. Me aburren tus canciones solemnes, pero estoy dispuesto a morir para que puedas torturar a otros con tus monsergas.

Compartir el artículo

stats