Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

En corto

Pedro de Silva

Ya la pueden oír venir si están atentos

No es fácil ponerse en su lugar, pero es probable que para la naturaleza no exista la primavera ni las demás estaciones, sino solo días que crecen y días que menguan. El mayor milagro de la vida, que se confunde con la vida misma, es que desde que empiezan a crecer los días todo renace poco a poco, comenzando por el florecer de mimosas en las ramas y prímulas y margaritas en algunos prados. A principio de febrero empiezan también a regresar las cigüeñas, pero el anuncio más expresivo, que funciona como un pregón, es el del canto de los pájaros algo antes de que empiece a amanecer. Hay una fuerza incontenible en ellos, como si tiraran de la claridad para que llegue antes. Se diría que saben también que la vida no es solo cuestión de fuerza, sino del arte que al amansarla le da sentido. Para pedirle que se de prisa ofrecen en algunos trinos las mejores arias de la temporada.

Compartir el artículo

stats