Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

Al barrizal catalán todos echan su palada

Apena que país tan bien fabricado por catalanes y no catalanes haya acabado en el estado en que se encuentra, sin saber adónde ir ni qué hacer, pero suele pasar cuando uno se viene arriba al irle las cosas bien y no quiere repartir con aquellos a los que les va peor (recuerden lo que dijo el Cristo, en uno de sus días buenos, Lucas, 14:11). Ya se que es un modo un tanto simple de contar las cosas, pero quien no haya visto el subidón de egoísmo supremacista que les dio hace un trienio es que está ciego. Ahora bien, una vez dejado atrás el clímax de la crisis, todos deberían echar una mano para que Catalunya no se despeñe otra vez en el agravio y pueda recomponer una estampa solvente y estable. No sé a qué viene la suspensión por la Justicia de un retraso electoral que ya había tenido lugar, por el mismo motivo, en Galicia y Euskadi, y era, cuando menos, perfectamente opinable.

Compartir el artículo

stats