Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Nunca digas «jamás»

En los juicios se oye de todo. ¿En el temario de las oposiciones a juez hay algún tema sobre eso? El otrora comisario Villarejo relató que la exitosa empresaria público-privada Corinna Larsen, que fue amante de Juan Carlos I, le había contado, aterrada, que Félix Sanz Roldán, quien fue jefe que los espías españoles, les había amenazado a ella y a su hijo. Sanz Roldán llevó la acusación a juicio y declaró: «Jamás he amenazado a una mujer ni a un niño». Dejó a la intemperie una pregunta sobre si había amenazado alguna vez a varones y ancianos.

Como me distraigo con cualquier cosa olvidé el asunto del excomisario, el exespía, el exrey y la examante y quedé prendido en el «jamás» porque, como hablante, soy más de «nunca», que significa «en ningún tiempo» y «ninguna vez», sobre todo para no decirlo. «Jamás», aunque lo bromeáramos como árabe («jamás jamarás jamón» decíamos en gracietas infantiles muy españolas, ahora desempolvadas para adultos), es latín y viene de «iam magis», «ya más», que es un nunca más en adelante. Hay una diferencia entre nunca y jamás, parecida a la que existe entre inmortal y eterno. Lo inmortal no puede morir. Lo eterno, que no tiene principio ni fin, ni nace ni muere. Parece que hacemos más rotundo el «nunca» añadiéndole un «jamás», (¡Nunca jamás!) pero no. «Nunca» es algo que no ha ocurrido, «jamás» es un «no lo volverá a ocurrir». Sabemos de la fiabilidad de esas frases y de los reincidentes que las dicen.

El diccionario, que contiene tanta sabiduría como sorpresa también lo sabe. «Jamás» significa «nunca», pero tiene una segunda acepción que los académicos han calificado como en desuso: siempre. ¿En qué quedamos? Nunca y siempre coinciden en la palabra «jamás», como nos dice la experiencia, aunque la Academia haya decidido, contra la realidad, que decir «jamás» con el significado de siempre ha caído en desuso. Como la academia es una institución de consensos hay una tercera acepción de «jamás», también desusada, que significa «alguna vez». Llevo días riéndome con esto.

Compartir el artículo

stats