Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan José Millas

Tierra de nadie

Juan José Millás

Apalancarse

Vivimos de oídas en la medida en la que todo nos suena. Lo contrario a vivir de oídas sería vivir de escuchas. Pero las escuchas están muy mal vistas desde lo de Villarejo. Por cierto, no deja de ser curioso que las escuchas estén mal vistas si pensamos que no se pueden ver. Vivir de oídas es un modo decir que vivimos sin certezas, porque cuanto más se informa uno de todo, menos sabe de nada. De algunas cosas sí estamos seguros: por ejemplo, de que tenemos que ir a la peluquería. Pero ese conocimiento no nos pone a salvo del hambre, ni de la deuda, ni de la inmigración. Es un conocimiento inútil. Debería afeitarme, me digo al verme en el espejo.

¿Debería afeitarme?

¿Por qué no dejarme la barba? Siempre la horrible duda. Abandono el cuarto de trabajo y me voy a la cocina para hacer un sofrito relajante. Mientras corto la cebolla en juliana, pienso en los males del mundo. Me suenan todos, de todos los males tengo algún eco, pero no se me ocurre la solución para ninguno. Y ya llevo dos cebollas cortadas.

En esto, me llama el dentista para recordarme que me toca una limpieza de boca. Le digo que sí porque me suena, en efecto, que tengo dientes. Lo confirmo al pasarme la lengua por ellos. Tengo dientes, tengo que cortarme el pelo y quizá debería afeitarme. La realidad va cobrando forma gracias a estas certidumbres domésticas. Pero lo que a mí me gustaría arreglar no es lo doméstico, me gustaría arreglar el universo. He leído en un artículo de economía que deberíamos vigilar el apalancamiento financiero. Me suena también esto del apalancamiento financiero, aunque no sabría definirlo a ciencia cierta. Cerca de mi casa, en cambio, hay un indigente que duerme entre cartones. De eso estoy seguro porque lo veo cada día. También estoy seguro de que el 20% de los españoles son pobres y de que la electricidad cuesta un ojo de la cara. Dos ojos de la cara cuando empieza el frío. ¿Podríamos resolver el asunto de la pobreza apalancándonos? Ahí es donde falla mi cabeza: en la relación entre el pasivo y la deuda, por poner otro ejemplo. Me suena lo que es un pasivo y conozco mis deudas personales, pero ¿me afeito o no me afeito?

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats