Desde SIMEBAL nos ponemos en contacto con usted para informarle de primera mano de las razones que han movido a la profesión médica a convocar una huelga nacional hoy 27 de octubre, tras el real decreto ley 29/2020 aprobado por el ministerio de Sanidad, al margen de los profesionales sanitarios. Un decreto aprobado supuestamente para paliar la falta de médicos y que lo que hace es «autorizar» a médicos que carecen del título de especialista –y por tanto de la formación– a ejercer como si lo tuvieran, lo que, en última instancia, pone en peligro la salud de los pacientes.

La huelga, avalada por la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), los médicos internos residentes (MIR) de Balears, Metges de Catalunya, el sindicato médico de Euskadi, el Foro de la Profesión médica, la Organización Médica Colegial FACME, la Federación de Asociación Científico médicas españolas CEEM y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, consistirá en un paro diario el último martes de cada mes, mientras no se obtenga una respuesta de la Administración a las peticiones de los profesionales médicos que se resumen principalmente en:

1.- Retirada inmediata del real decreto ley 29/2020.

2.- Apertura de una mesa de diálogo donde se pongan sobre la mesa todos los temas que preocupan a la profesión médica y que puedan solucionar la grave situación de abandono actual y que aborde, entre otras cosas, la urgente y necesaria reforma de Atención Primaria y un aumento de la financiación del gasto sanitario, que contrariamente a las necesidades reales, ha ido menguando en los últimos años hasta quedar en un 6,2%. Exigimos 10.000 millones de euros, con carácter finalista, para recuperar nuestra sanidad, para parar el autoexilio de nuestros especialistas e iniciar la operación retorno. El real decreto ley 29/2020 da luz verde, entre otras cosas, a que las comunidades autónomas y el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria puedan llevar a cabo la contratación de profesionales que carecen de una titulación como especialistas reconocidas en España, y que, pese a ello, en función de este real decreto podrían ejercer funciones propias de una determinada especialidad, con el consiguiente riesgo que supone para un paciente ser atendido por un médico no especialista. El Sistema Nacional de Salud sufre desde hace años un grave deterioro que se ha hecho más visible con la pandemia. Graves carencias que se han evidenciado estos últimos meses, no sólo para enfermos Covid-19, también para pacientes no-Covid, afectados de otras patologías, pruebas que se dejan de hacer, tratamientos que se paralizan o no se ponen en marcha, etc. El sistema sanitario se encuentra en un grave deterioro, tal y como señalan los principales indicadores:

3.- Fuga de profesionales médicos. En la última década más de 18.000 médicos se han ido de España en busca de mejores condiciones laborales y económicas. Cada MIR cuesta al estado 200.000 euros. Multipliquen 18.000 por 200.000 y les dará 3.600 millones de euros, que se despilfarran porque los mires se autoexilian por las condiciones laborales y retributivas.

4.- En cuanto a gasto sanitario, España es el país europeo que más ha recortado en los últimos años; hoy por hoy sólo destina un 6,2% del PIB. Mientras España gasta 3.300 euros por cabeza en Sanidad, países como Francia gastan 4.900 (un 49% más) y Alemania casi 6.000 (un 81% más que España).

5.- En cuanto a personal sanitario, España presenta 30,1 sanitarios por cada 1.000 habitantes. Frente a España, Italia tiene 32, Francia y Reino Unido 60 (el doble) y Alemania 71 (136% más).

6.- Y en cuanto a camas y unidades de cuidados intensivos, España también está en la parte baja de la tabla. Alemania tiene un 222% más de camas en Cuidados Intensivos que España. Francia tiene un 22% más que nosotros. Incluso Italia tiene un 33% más de camas en UCI que España. Por todo esto, la aprobación del real decreto 29/2020, mediante la imposición y de espaldas a los profesionales, es acogida por la profesión médica como la puntilla a la nefasta gestión sanitaria, la gestión de la pandemia, los recortes presupuestarios en sanidad desde hace más de una década, la pésima gestión de sus recursos humanos, etc. Todo ello nos lleva a pedir su apoyo a esta reivindicación médico que pretende salvar y recuperar una sanidad pública de calidad de la que tanto médicos como pacientes podamos sentirnos orgullosos. Salvemos la sanidad pública, esto nos compromete a todos.

Por todo esto su médico, que le ve todos los días, estará este martes de huelga. El ministro Illa es el culpable del decreto que desmantela la calidad pública y de la huelga, porque se niega a reunirse y negociar con nosotros. Lo sentimos mucho, su médico estará hoy de huelga. Mañana le encontrarán donde siempre. Les pedimos su apoyo, comprensión, consideración y empatía. Por la sanidad del futuro que nos merecemos todos.