Como vecina de Palmanyola que he crecido por estos lares, recuerdo con nostalgia una de mis visitas a Raixa con mi sobrina de 7 años, un día de octubre de 2003. Hoy Belinda vive en Barcelona, tiene 24 años y es madre de dos hijos. Cuando Beli vaya a visitar los jardines y vea con el paso del tiempo la que fue su fuente con el agua y lo que más le encantó, de todo ese paisaje, beber de esa fuente maravillosa como cuando éramos niños… Ya no estará su Ángel de la guarda como hizo mención en alusión a la figura de barro. Cuando el Consell de Mallorca adquirió la posesión todos nos alegramos al saber que quedaría en manos de los mallorquines y se publicó que sería un espacio cultural en el que habría cabida para todo y que se recuperaría el esplendor inicial de los jardines románticos que caracterizaban los cuadros de Russiñol. Y parece ser que nunca más lejos de ello, da la sensación que el Consell nos vendió cortinas de humo y no sabe a día de hoy qué hacer con la Finca de Raixa. Ni tan siquiera ofrece la oportunidad a una asociación de vecinos de recuperar su patrimonio. Sugiero que la administración repare una copia con las subvenciones y presupuestos que se les dedica. Le podrían hacer un encargo a Miquel Barceló y así no cuestionarán el valor que tiene una reproducción. Los vecinos de Bunyola, exigimos una copia por parte de la instituciones.