Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Periodismo y teletrabajo

Leo que un ilustre periodista abomina del teletrabajo en esta profesión porque el hecho de que los escribidores trabajemos en casa hace desaparecer la atmósfera creativa de una redacción de periódico en la que se producen discusiones, debates y controversias que enriquecen a las personas y se reflejan en la buena calidad del producto final.

Yo también añoro con vehemencia unos años irrepetibles en que la redacción del periódico era un verdadero foro donde volaban las ideas, se palpaban las conspiraciones, se hacían esfuerzos inauditos para distinguir el grano de la paja, se sorteaban los intentos de manipulación y se consensuaban portadas llamativas para atraer a la audiencia en los kioscos. Pero comprendo a la perfección que aquella apasionante vida, en una redacción saturada de humo de tabaco y entre mesas cuyas cajoneras rebosaban de botellas de whisky a medio beber, ya no tiene retorno.

Con toda evidencia, hoy estamos mejor comunicados que nunca, tenemos cerca telemáticamente al amigo, al colega, al jefe y al subordinado, al tiempo que estamos sumergidos en el vértigo multiforme del universo digital de medios, y si sabemos acostumbrarnos a este nuevo mundo, estaremos mejor socializados que antes, seleccionaremos mejor y con libertad las referencias, haremos mejor nuestro trabajo. La nostalgia no parece, en fin, la mejor consejera en este asunto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats