Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

En corto

Pedro de Silva

Droga de efectos letales

El respeto humano es como una droga, por su confort y por ser adictiva, aunque solo resulta peligrosa para la salud en alguna circunstancia; por ejemplo en la que vivimos. El respeto humano (un modo de gregarismo) nos lleva a hacer en el orden social, familiar o laboral lo que otros hacen, para no quedar mal, no molestar, no destacar, no enfrentarnos y sentirnos dentro del grupo. En la actual situación el respeto humano nos lleva a cumplir las normas contra la pandemia, sí, pero, como se oye decir, "sin pasarse". Para no caer en esta drogadicción solo hay un remedio, fácil de entender pero difícil de hacer: actuar cada uno como debe actuar, sin estar pendiente de lo que otros hagan. Nos llenamos la boca diciendo yo pienso, yo hago, yo creo, pero a la hora de ser cada uno su propio yo el respeto humano nos baja los humos hasta el nivel del humus. Incluso hasta debajo del humus.

Compartir el artículo

stats