Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al Azar

Mascarillas de diseño

Existe un crimen más abyecto que imponer la esclavitud, endulzarla, no liberar a sus víctimas a cambio de persuadirlas de los aspectos positivos de su sumisión obligatoria. En los tiempos actuales, esta complicidad se materializa a través de la moda. Era inevitable por tanto que la obligatoriedad de las mascarillas, meses después de los peores momentos de la covid, viniera agravada por la pinturera propuesta de mordazas de diseño. Ni siquiera necesitan insinuar que se trata de suavizar el carácter forzoso, sin desdeñar la separación por castas. La plebe homogénea frente a los selectos con marcas de lujo.

Las mascarillas de diseño equivalen a los grilletes de autor, y solo confirman que el instrumento de tortura debe prevalecer sobre cualquier debate sanitario. Tampoco significan una novedad. Mientras las iraníes que se levantan el velo ingresan en prisión, las marcas de lujo del planeta diseñan hiyab o niqab de elevado precio y confección. Los colectivos reivindicativos ni siquiera se plantean la protesta ante este agravamiento de la esclavitud de la mujer, porque ya se sabe que el Islam es la única religión verdadera y feminista.

Si la mascarilla era imprescindible, un dato que no viene refrendado por los datos de contagios desde que fue impuesta, debería ser obligatoria en una única variante uniformada, al igual que ocurre en los hospitales, prisiones y ejércitos que sus proponentes desean como modelo de convivencia. Al tratarse de una coacción incompatible con las libertades más elementales, también debió ser asignada durante un plazo concreto aunque fuera revisable. La única gracia de las mordazas de diseño se aprecia cuando alguien puede negarse a llevarlas. Agravar la indumentaria obligatoria con la falacia estética no demuestra la cantarina adaptación del ser humano a la adversidad que persiguen los risueños, solo confirma la frivolidad de la epidemiología de diseño.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats