Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Pérez Novo

La persona amada

Principio y fin de algo que creíamos indestructible

¿Están de acuerdo conmigo en que el amor de pareja es una de las pocas cosas, en la vida, que puede crear intenso placer o un fuerte dolor? Porque, ¿no les parece que tiene el poder de ponerlo todo en las nubes, o en un profundo agujero oscuro? Piensen por un momento en lo que sucede cuando estás en el comienzo de un intenso amor ¿No es cierto que todo lo que hace la pareja, es correcto? Uno está tan cegado que no puede ver los defectos de la persona amada. Y todo, porque las reglas que hemos creado dentro de esa relación, son muy relajadas. Es más, en muchos casos, ni siquiera las tenemos, simplemente estamos encantados con estar a su lado, para tener la oportunidad de hacerla totalmente dichosa. Podíamos decir, que el pensamiento de alguien que ama en estos momentos es, "¿qué puedo hacer para que se sienta feliz? ¿Y las dudas? La verdad es que no existen. Porque, en definitiva, ni creamos ideales de lo que debería ser la pareja, ni lo comparamos con lo que es. Entonces, ¿que hace que esta maravillosa e increíble etapa llegue a su fin? La respuesta es porque la cabeza, la razón, se hace cargo. Y con mucha fuerza. La lógica es una valiosa característica intelectual, pero, en el ámbito de las relaciones, puede llegar a ser muy, pero que muy destructiva. Llegados a este punto, las reglas que hemos creado acerca de cómo debe comportarse, lo que esta relación debe ser, supera todas las emociones positivas que teníamos antes. Los pequeños defectos pueden, incluso, llegar a ser insoportables. Porque, sin duda, la vida se compone de pequeños detalles, pero, su acumulación, cuando son malos, hieren hasta lo más profundo del alma?, y comienza la despreocupación por lo que había sido una parcela primordial en la vida y, sin apenas percibirlo, se va perdiendo el hábito de los gestos amorosos?, las miradas dejan de cruzarse, los encuentros sexuales se distancian, y la televisión, la lectura, la música, el cansancio, el trabajo? en fin, cualquier pretexto se encarga de llenar los espacios vacíos. Y, lo que es aún peor, la falta de comunicación. Y es que, señoras y señores, gústenos o no, en esta vida, en este misterioso, enigmático y maravilloso planeta Tierra emocional, todo tiene un principio y un fin. Incluso el amor. Incluso, el que creemos indestructible.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats