Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Francisco Conrado de Villalonga

Controlar el gasto

Se está encontrando, Sánchez, con una receptividad tibia por parte de algunos y una actitud más dura por parte de los países del norte

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, está visitando a los primeros ministros de varios países miembros de la Unión Europea, explicando algo, no sabemos qué, para que esos gobiernos sean comprensivos con la catastrófica situación de la economía española y que facilitan el que pueda llegar a España el dinero que la UE dispondrá para salir de este escenario de forma generosa. Se está encontrando, Sánchez, con una receptividad tibia por parte de algunos y una actitud más dura por parte de los países del norte, Holanda, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo?, los llamados países frugales, -de formación calvinista-, porque no ven bien el dar ayudas a fondo perdido, sin condiciones. "Deben de hacer Uds. reformas en profundidad", con austeridad y seriedad. No admiten que ellos sean sobrios en su forma de gobernar, que sus administraciones presten servicio a la ciudadanía, con rigor presupuestario y que España despilfarre recursos públicos "a tutiplén", -locución adverbial, que significa gastar en abundancia-, sin reparos y a veces sin control.

Lo tiene difícil Sánchez no solo porque seguramente no sabe o no cree en ello, sino porque tiene un socio en el gobierno, Pablo Iglesias, -antes "el coletas" y ahora "el marqués de Galapagar"- ya incorporado a la "casta", con un casoplón, varios coches oficiales, chóferes, Guardia Civil a su servicio, y una mujer nombrada ministra de no sé qué. Sueldos y más sueldos a cargo del presupuesto. ¿Dónde ha quedado lo de cobrar solamente el equivalente a dos salarios mínimos? Situarse en "la casta" debe de ser tentador. Lástima, para él, que haya aparecido el caso "Dina" que algo le debe desbaratar su buen vivir. Todo eso lo quiere tapar hablando de un referéndum sobre la monarquía o república, -aprovechando el rio revuelto-, pero la sociedad española es inteligente e intuitiva y ya le ha dado un nuevo y mayúsculo varapalo en Galicia y Euskadi. ¿Se imaginan Uds. una república presidida por el "marqués de Galapagar"?

A propósito del despilfarro se acaba de publicar una sentencia de Tribunal Supremo que tiene su qué. Juzguen Uds.: el caso se trata de un funcionario de la Diputación de Valencia, llamado Carlos Recio, que se pasó diez años cobrando sin ir a trabajar. Desde octubre del año 2007 hasta el 30 de enero de 2017. Tenía asignado un despacho con mesa de trabajo, un sillón y un proyecto de encargo a desarrollar y no hizo nada durante todo este tiempo, ni tan siquiera fue la oficina a cobrar, pues el sueldo le era transferido a su cuenta bancaria. El funcionario Recio estaba muy ocupado en un prostíbulo de su propiedad. Estas cosas son difíciles de entender en Europa. Tampoco pueden entender que los trabajadores afectados por ERES o ERTE, en definitiva, en paro, reciban un salario sin trabajar, aunque sea para el ayuntamiento o que realicen servicios sociales en favor de la comunidad. Si el Gobierno piensa que llegará el dinero europeo para que siga todo igual, para que se pueda cobrar sin trabajar o para pagar copas en el bar, creo que se equivoca.

Un diario local daba noticia el día 6 de julio corriente de que un grupo de la policía local de Palma cobraba un "plus de nocturnidad" para trabajar por la noche, -como su nombre indica-, cuando su jornada de trabajo era en horario diurno, solamente. Parece ser que se está preparando una denuncia por prevaricación que será presentada ante la Fiscalía Anticorrupción. Un regidor popular ha dicho que hay que poner fin a estos despropósitos y ha añadido que esto se debe a la mala gestión del PSOE. Seguramente ha olvidado este señor que durante el último gobierno municipal del PP doce jefes de esta policía fueron encarcelados y muchos de ellos siguen pendientes de juicio por corrupción. ¿Cuándo se acabarán los escándalos dentro de la Policía Municipal de Palma? ¿Cuál es el control del gasto público? ¿Qué papel desempeña el Interventor del Ayuntamiento, ¿o no lo desempeña?, se supone que debe fiscalizar e "intervenir los pagos", ¿tal vez el interventor no tiene esta responsabilidad? Alguien debería tenerla.

Con esas noticias que aparecen, continuamente, en los medios ¿alguien se puede extrañar que se exijan condiciones de seriedad a España?. No sería lógico que los ahorros de los europeos del norte lleguen sin intervención para que se malgasten en España, en definitiva para que todo siga igual.

Compartir el artículo

stats