DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al Azar

Matías Vallés

Fracasa el plan Cataluña bis

Quizás el golpismo español adolece de la baja calidad que ayer le atribuyó Pablo Iglesias en el Congreso, pero tampoco el Gobierno se ha lucido al disciplinar una nueva normalidad continuadora de Tejero. La cobardía del ejecutivo se traduce en la arremetida contra la jueza que investiga el 8M, sin pronunciar ni una palabra descalificadora hacia los jefes y generales rebeldes, sometidos a una degradación alcanforada. Nadie mejor que Marlaska para entender la posición de la magistrada, ante la hostilidad gubernamental protectora de los contaminados Salvador Illa y Fernando Simón. De hecho, el ministro del Interior vivió la misma situación contra Rubalcaba, en el caso Faisán.

Sostiene Marlaska que no ha leído el informe benemérito contra la actuación del Gobierno ante el 8M. El destituido coronel Pérez de los Cobos participa de esta ignorancia documental. Si de las fuentes oficiales solo emanan mentiras, habrá que refugiarse en el análisis literario del atestado, trufado de las proclamas patrióticas que enriquecieron los informes contra el procés. Ante el éxito del estreno, el mismo elenco pensaba escenificar un Cataluña Bis con proyección estatal. De momento han fracasado, un revés parcial porque el espectáculo puede perfeccionarse en sucesivos ensayos. El Madrid-Atleti ofrece un resultado más incierto que el Madrid-Barça.

Después de ser el último en enterarse, el Gobierno entona otro himno empalagoso a la fraternidad universal. Los jefes militares son excelentes, ejemplar el balbuceante Marlaska, insustituibles Illa y Salvador. Incluso Pérez de los Cobos muestra una valía excepcional al margen de minúsculas desavenencias, porque nadie se atreve a deducir que su comportamiento en Barcelona irradia a sus informes en Madrid. La audiencia solo se atreve a reclamar que el golpecito no desemboque en otra oleada de homenajes a las fuerzas armadas.

Compartir el artículo

stats