12 de mayo de 2020
12.05.2020
Diario de Mallorca
Tribuna

Día internacional de la enfermera en tiempos de pandemia

Por Maria José Sastre

El año 2020 iba a ser un año especial para las enfermeras del Mundo. La OMS lo había declarado Año Internacional de las Enfermeras. Nuestros calendarios estaban repletos de jornadas, exposiciones, congresos y celebraciones, todo para acercar nuestra profesión a la sociedad. Impulsamos la campaña Nursing Now con presencia en todo el Mundo...

11.05.2020 | 20:04
Día internacional de la enfermera en tiempos de pandemia

El año 2020 iba a ser un año especial para las enfermeras del Mundo. La OMS lo había declarado Año Internacional de las Enfermeras. Nuestros calendarios estaban repletos de jornadas, exposiciones, congresos y celebraciones, todo para acercar nuestra profesión a la sociedad. Impulsamos la campaña Nursing Now con presencia en todo el Mundo, basada en el informe "Triple Impacto" del Parlamento Británico, que habla del papel determinante de las enfermeras en la mejora de la salud de la población, en la promoción de la igualdad de género y en el crecimiento económico.

El año 2020 iba a ser un año especial en el que hoy, 12 de mayo, íbamos a celebrar los 200 años del nacimiento de Florence Nigthingale, la precursora de la enfermería moderna. Ella fue la que demostró con evidencia y, gracias a sus conocimientos matemáticos, que las medidas estrictas de higiene eran las responsables del control de las infecciones. A ella le debemos incontables vidas.

Pero el año 2020 tenía otros planes para nosotras. La peor pandemia de los últimos 100 años, un duro golpe para la sociedad, para los sistemas sanitarios. Y allí estamos. Como dijo el Dr. Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "los profesionales de enfermería son la columna vertebral de cualquier sistema de salud". Y todo aquello que habíamos imaginado que sería el 2020 quedó en suspenso hasta nueva orden.

Esa campaña de visibilización que pretendía ser el Nursing Now, tendrá que esperar.

El 2020 nos ha arrebatado muchas cosas. Demasiadas personas se han quedado por el camino. Pero ahí estamos las enfermeras, como la columna vertebral, tratando de mantener erguido al sistema sanitario, dispuestas a poner nuestro conocimiento y experiencia para enfrentarnos a este virus letal que nos ha robado ya demasiadas vidas.

Esta crisis ha evidenciado los problemas del sistema sanitario, orientado hacia la enfermedad, más centrado en tratar y curar, más que en prevenir y proporcionar cuidados encaminados a evitar la patología y paliar el malestar. Pero también nos ha puesto por delante grandes retos, la necesidad de dejar de centrarnos en la enfermedad para centrarnos en las personas, desde la promoción y la prevención de la salud potenciado la Atención Primaria.

Esta crisis ha puesto también de relieve las carencias históricas del sistema, falta de profesionales, con ratios demasiado bajos para la atención que merecen los ciudadanos. Capítulo aparte merecen las residencias y centros sociosanitarios, es necesario hacer una reflexión más profunda sobre los cuidados que proporcionamos a las personas mayores o vulnerables y la importancia de las enfermeras especialistas en geriatría en estos centros. Se lo debemos a nuestros mayores.

Pese a todas las dificultades, la incertidumbre y las carencias, las enfermeras han abordado esta crisis con profesionalidad e implicación, adaptándose a la gran demanda y a la reorganización de circuitos de manera muy rápida en estos momentos de complejidad. Ejemplar ha sido también la conducta de las enfermeras jubiladas y las docentes, que sin dudar se han ofrecido a colaborar.


Estas últimas semanas semanas los aplausos de nuestros vecinos nos han emocionado. Sentimos que la sociedad valora nuestro trabajo y lo que aportamos a la salud de la población. Pero esta situación también ha evidenciado que con una mayor participación de las enfermeras en todos los niveles del sistema sanitario, en puestos de responsabilidad, gestión y política, conseguiremos un sistema que tenga al paciente en el centro, una fuerte colaboración interprofesional, a la vez que una gran integración entre todos los niveles asistenciales.

El 2020 iba a ser un año especial para las enfermeras y sin duda lo será. Porque las enfermeras hemos demostrado, y seguimos haciéndolo, que somos capaces de gestionar y enfrentarnos a crisis sanitarias, con conocimientos, experiencia y evidencia. Y también acompañar hasta el último aliento a las personas que han acabado sus vidas alejados de sus seres queridos. Alejados de sus seres queridos, pero no en soledad. Allí hemos estado y allí seguiremos estando.

Feliz día de la enfermera.

*Presidenta del Col·legi Oficial d'Infermeria de les Illes Balears

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído