Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al Azar

PP es Vox, PSOE no es Podemos

Afalta de una vacuna, la política también se ausculta con mascarilla, gafas y bata protectora de amianto. Con estas precauciones, los últimos movimientos en el tablero demuestran que nadie confunde al PSOE con Podemos, pero cada vez cuesta más distinguir a PP y Vox. Esta observación no olvida la acusación a los socialistas de haberse contagiado de chavismo, por el influjo satánico de Pablo Iglesias. En el apogeo de la estadística, las medidas del Gobierno hubieran sido de nueve a uno a favor de los privilegiados en ausencia de la izquierda un poco radical, y la presión populista ha reducido el marcador a un siete a tres.

El PSOE se ha visto salpicado por su vecino, pero el PP tiene una identificación total con Vox, hasta el punto de que los mensajes emanados de ambos partidos resultan intercambiables. Con el agravante para los populares de que las iniciativas antaño disolventes de Podemos parecen hoy surgidas de un Kindergarten, literalmente en el elevado debate sobre la casuística de los paseos infantiles. En cambio, los conservadores de toda la vida han de alejarse de Merkel para adoptar las propuestas estrambóticas de la ultraderecha moderada. La subsidiariedad no solo conlleva una pérdida de carácter, sino el abanderamiento de campañas erróneas. Casado cuenta con el 8M para sintetizar el caos gubernamental ante la pandemia, pero esa ficha se ve neutralizada por los recortes homicidas en la sanidad pública madrileña.

PP es Vox, PSOE no es Podemos. En la sopa de letras, Abascal y Sánchez no salen vencedores porque la situación lo impide, pero quedan menos magullados que sus socios. Sánchez se beneficia además de la dilución de Podemos, que arranca de una inconcebible pulsión dinástica que recuerda a Enrique VIII. Tampoco hay equilibrio en el escoramiento de populares y socialistas hacia los extremos. Pese a los intentos de considerar simétricos a Iglesias y Abascal, uno de los datos que no puede falsear el CIS demuestra que PP y Vox son más extremistas que PSOE y Podemos respectivamente.

Compartir el artículo

stats