Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Indulto también para el ibicenco José Juan Cardona

Vivimos tiempos difíciles y lo hacemos confinados en nuestras casas, en cumplimiento del real decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el "estado de alarma", para la gestión de la situación de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

En el citado decreto ley, entre otras muchas medidas, se establece en la disposición adicional III la interrupción de los plazos para la tramitación de procedimientos administrativos, entre los que se encuentra el indulto. Pues en plena crisis y emergencia sanitaria, de forma sorpresiva, el ministerio de Justicia ha dictado en fecha 20 de marzo una resolución, publicada en el BOE del 21, consistente en la reanudación del procedimiento tanto para solicitar como para conceder indultos, basándose en el interés general, lo que supone un claro trato de favor, dentro de la suspensión de otros plazos administrativos. Es cierto que no se habla del procés por ningún lado, pero blanco y en botella... Aunque sinceramente me cuesta pensar que con la que está cayendo el Gobierno aproveche el momento para pagar favores, pero resulta curioso que esta resolución se publique en el BOE pocos días antes de Semana Santa, fecha en la que muchos gobiernos conceden el indulto a determinados presos.

Centrándonos en el tema, hay que decir que el indulto es una medida de gracia de carácter excepcional, regulada en la ley de 18 de junio de 1870, modificada en parte por la ley 1/1988, por la cual el rey, a propuesta del ministro de Justicia y previa deliberación del Consejo de Ministros, perdona a una persona a toda (indulto total) o parte (indulta parcial), de la pena a la que había sido condenada en virtud de sentencia firme.

Casualmente, y por los medios de comunicación, nos enteramos de que el abogado Francesc Jufresa ha solicitado el indulto total y subsidiariamente parcial de los doce condenados como dirigentes del proceso independentista catalán, los señores Junqueras, Forn, Rull, Romeva, Turull, Bassa, Vila, Borrás, Mundó, Forcadell, Cuixart y Sánchez.

Sinceramente, eso es lo que me ha llevado a pensar que José Juan Cardona, con mayor motivo, también puede ser merecedor de esa medida de gracia y me ha decidido a solicitarlo, ya que el artículo 19 y siguientes de la ley permite que pueda solicitarse no solo por el penado y sus parientes, sino también por cualquier otra persona, en su nombre, sin necesidad de poder escrito que acredite su representación, incluso por el propio tribunal que le ha condenado, y por el Gobierno de la nación.

Hay que recordar que el ibicenco José Juan Cardona fue condenado a una pena de 16 años de privación de libertad, de los que lleva cumplidos casi siete, sin ningún tipo de prebenda ni concesión (a diferencia de los condenados en el procés), sino todo lo contrario, con unas enormes dificultades para la obtención de permisos de salida, a pesar de cumplir con todos los requisitos establecidos en las normas penitenciarias.

Los motivos que pienso alegar en la solicitud de indulto para Cardona son los siguientes:

1.- Es interno primario carente de antecedentes penales y policiales, sin haber sido antes condenado por sentencia penal, ni tampoco civil, y no haber sido detenido nunca por la policía, guardia civil o policía local.

2.- La sentencia a 16 años de privación de libertad es, con todos los respetos, de una dureza extrema, influida, con perdón, por no haber pactado con el fiscal, como sí hicieron otros imputados en la misma causa, a quienes se condenó a un máximo de cinco años de cárcel, y hace tres están en la calle, (pese a que sobre alguno de ellos pesaba una petición inicial de condena de 21 años).

3.- No ha dicho, como otros, que "lo volverá a hacer", no existiendo además peligro alguno de que pueda reincidir en su conducta ya que su condena lleva inherente la de inhabilitación para cargo público.

4.- Desde su ingreso en prisión no solo no se le ha incoado expediente disciplinario o sancionador alguno, sino que ha recibido alrededor de cien recompensas por su comportamiento (espíritu de trabajo, sentido de la responsabilidad y participación positiva en actividades).

5.- Presta servicios en la biblioteca, es ayudante de la maestra, monitor de la escuela de verano, redactor de la revista Paso a paso del centro penitenciario, presidente y responsable de los internos del módulo 5, interno de apoyo de los presos incluidos en el protocolo de prevención de suicidios, etc.

6.- Ha realizado todos los cursos posibles que no interfirieran en sus actividades regulares: manipulador de alimentos, farmacología, taller de impresión en 3D, taller de hábitos de vida saludable, programa de asesoramiento jurídico, taller de informática, colaboraciones con actividades culturales, etc.

7.- En todas las revisiones de cumplimiento del Programa Individualizado de Tratamiento (PIT) ha tenido una valoración de "excelente".

8.- La junta de tratamiento del centro penitenciario, compuesto por ocho miembros (director, subdirector de tratamiento, jurista, psicólogo, educador, trabajador social, médico y jefe de servicios), ha propuesto en todas las ocasiones la concesión de permisos penitenciarios.

9.- Desde 2010 todo su patrimonio está a disposición del tribunal sentenciador, que lo ha embargado.

10.- Su madre de 85 años, con la que convivía, tiene una salud frágil y necesita asistencia médica permanente, sobre todo en estos durísimos momentos de pandemia que estamos viviendo.

11.- Los escasos permisos penitenciarios que le han sido concedidos se han desarrollado sin percance alguno.

Por todos estos motivos, y muchos más, pienso que José Juan Cardona es merecedor de la gracia del indulto, porque si bien es cierto que los condenados en el procés tienen una "mesa de negociación" que vela y pacta por su pronta libertad, cosa que José Juan no tiene, lo que sí tiene este último es a una gran parte del pueblo de estas islas, que consideran que ha cumplido suficiente condena con siete años de privación de libertad y que les parece excesivo que aún le queden nueve más para alcanzar la libertad.

Voy a solicitar el indulto, manifestando que en fechas próximas adjuntaré las adhesiones de entidades, corporaciones, instituciones y demás personas que se quieran adherir a la solicitud de indulto.

Espero que el Gobierno sea tan generoso con José Juan Cardona como supongo lo será con los golpistas secesionistas del 10-O, porque creo que o todos galgos o todos podencos. ¿O no?

Compartir el artículo

stats