Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El riesgo está en la presión sobre el sistema de salud

Por lo que hemos visto hasta ahora, alrededor del 20% de los casos de COVID-19 requieren hospitalización; el 5% del total de casos requieren permanecer atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y alrededor del 2,5% necesita ayuda intensiva como ventiladores u OMEC (Oxigenación por Membrana Extracorpórea). El problema es que los ventiladores y OMECs no se pueden fabricar o comprar fácilmente. Hace unos años, en los Estados Unidos había un total de 250 máquinas OMEC, por ejemplo. Así que si de pronto hay 100.000 personas infectadas, alrededor de unos 20.000 pacientes requerirán hospitalización, 5.000 tendrían que permanecer en Unidades de Cuidados Intensivos y 1.000 necesitarán máquinas de las que no hay suficientes en los servicios sanitarios. Eso sin tener en cuenta otras necesidades, como las mascarillas. Si, como estamos viendo, muchos casos aparecen a la vez, el personal sanitario tendrá mascarillas solo para unos días. Países como Japón, Corea del Sur, Hong Kong o Singapur, al igual que las regiones chinas fuera de Hubei, han estado preparadas. Pero el resto de países occidentales están yendo en la dirección de Hubei e Italia, incapaces de contener la pandemia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats