Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oportunidad de dejar de ser un cobarde

Un momento para demostrar la responsabilidad ciudadana

En El existencialismo es un humanismo (1946), Jean Paul Sartre nos recuerda que el cobarde es responsable de su cobardía. Nadie es cobarde por tener un corazón, un pulmón o un cerebro cobarde; sino que lo es porque él mismo se ha construido como cobarde a través de sus actos. Lo que afirma el existencialista es que el cobarde se hace cobarde, como el héroe se hace héroe. Esta idea implica que siempre existe para el cobarde, para el estúpido o para el idiota la posibilidad de dejar de serlo.

El león de El maravilloso mago de Oz (L. Frank Baum, 1900) es un personaje antropomórfico lleno de miedo que espera que un poder superior le devuelva el valor perdido, pero es al situarse ante situaciones adversas como finalmente descubre que siempre tuvo la valentía en su interior. Tanto el destino de una persona como el de un pueblo están dentro de su ser. No existen sociedades con un temperamento heroico frente a pueblos de sangre floja. Todos recordamos el admirable comportamiento de los japoneses ante el accidente nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011. Los nipones atajaron una dura crisis desde la responsabilidad, la solidaridad y el compromiso, manteniendo la calma y la dignidad. ¿Poseen los japoneses un corazón, un pulmón o un cerebro diferente al de los españoles? En absoluto, sus vísceras son exactamente iguales a las nuestras. Los japoneses eligieron actuar como héroes ante las circunstancias que les tocó vivir y con ello, construyeron una sociedad heroica.

Los epañoles tenemos la oportunidad de convertirnos en héroes ante la actual crisis del coronavirus (COVID-19) y para ello necesitamos ser solidarios. Émile Durkheim ha sido uno de los pensadores que más han reflexionado sobre el concepto de solidaridad, no entendida como un gesto de compasión sino como el elemento que nos une a todos bajo un mismo principio: el bien común. La solidaridad construye el tejido social y configura un modelo de sociedad, porque los lazos sociales son lazos morales.

El último mensaje que di a mis alumnos antes de que se decretase el cese de la actividad docente presencial fue este: La cuarentena es un buen momento para demostrar tu responsabilidad ciudadana: quédate en casa. Hazlo por nuestros sanitarios y por nuestros vecinos vulnerables. Quédate en casa y recuerda las sabias palabras de Blaise Pascal. "Todas las desgracias del hombre se derivan del hecho de no ser capaz de estar tranquilamente sentado y solo en una habitación".

Compartir el artículo

stats