Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Tarabini

Entrebancs

Antonio Tarabini

Horizonte 2030: ¿Hacia un crecimiento sostenible?

Las instituciones referentes a escala global (ONU, OCDE, UE?) y la mayoría de expertos afrontan nuestro futuro, Horizonte 2030, desde la perspectiva política, económica, social y medio ambiental aplicando indicadores -Índices de Desarrollo Humano (IDH) y los Índices de Progreso Social (IPS)- que posibiliten un crecimiento económico sostenible, el cual se traduzca en propuestas de desarrollo social. El CES, nuestro Consejo Económico y Social, es una de tales instituciones. En estas líneas nos centraremos en tres indicadores básicos: los movimientos demográficos, la revolución tecnológica y el cambio climático. El recién publicado Quaderns Gadeso nº 388, ¿Cap a un creixement sostenible? se centra en el análisis de la proyección de población de Balears 2019-2030 elaborada por el INE, incluyendo reflexiones referidas a la revolución tecnológica y al cambio climático interrelacionadas con los contenidos del Estudi sobre la prospectiva económica, social, i medioambiental de les societats de les illes Balear a l'horitzó 2030 (CES-UIB).

En 2030 la población residente puede alcanzar las 1.380.599 personas, lo que supone un saldo positivo de 192.379 incluido el saldo migratorio. Se mantienen las tasas de natalidad y fecundidad; se estabiliza la población menor de 15 años; crece de modo muy notable la población mayor de 70 años; el segmento más significativo en 2017 era la franja de 35-44 años y en el 2030 el segmento dominante será el de 50-59 años. Continuará aumentando la población extranjera durante el periodo 2019-2030. La proveniente de la UE será la más numerosa, pero tal percepción debe matizarse. Los residentes extranjeros de origen no europeos son y serán los más numerosos, pero que ya poseen la nacionalidad española después de años de residencia en España. Tal crecimiento demográfico exigirá nuevas infraestructuras, equipamientos y servicios públicos, especialmente en el campo de la salud. Sin duda es positivo la incorporación de los inmigrantes porque "rejuvenecen" la población; pero no es necesariamente positivo que "los inmigrantes ocupen los lugares de trabajo que los españoles rechazan".

No me olvido de la carga humana sobre nuestro escaso territorio. No en vano los expertos del CES dedican un capítulo a la Capacidad de carga, infraestructuras y movilidad. En referencia a la actividad turística "continuaremos experimentando periodos de alta carga demográfica durante los meses de la temporada alta cuya carga aumentará entorno a un 1%".

El cambio climático es elemento básico. La evolución del clima de Baleares durante las últimas décadas, así como las variables atmosféricas y marinas de más relevancia, corresponden a distintos escenarios de cambio climático. Asimismo, los impactos físicos sobre los ecosistemas, los recursos hídricos, las infraestructuras y la energía; la agricultura y la pesca; también los impactos sobre el ser humano en cuanto a la salud, la economía y el ámbito jurídico y social. Estos impactos, si bien ya se empiezan a notar, aumentarán en frecuencia e intensidad más allá del 2030, es decir a medio y largo plazo (2050-2100). Se considera imprescindible que en 2030 las Islas cuenten con planes de vulnerabilidad referidos al cambio climático de los ecosistemas isleños y de los sistemas; requiere acciones climáticas urgentes si se quiere garantizar el bienestar de las generaciones presentes y futuras.

No quisiera concluir estas reflexiones sin referirme a las denominadas nuevas tecnologías. Los textos entrecomillados son de un gurú de la empleabilidad. Coincido en que es indispensable una apuesta seria y coherente por las nuevas tecnologías y sus derivados, "como elemento esencial en la gestión de nuestro medio ambiente y preservar el equilibrio prestando atención a la especialización turística". Pero a su vez pretendo matizar que las habilidades tecnológicas sin más sean la solución mágica para un desarrollo económico, social y medio ambiental. "Cada tres años se pierde el 40% de las habilidades tecnológicas. Es importante atajar que los empleados (no formados) se vayan a la economía sumergida. Solo puedo aconsejar mantener lo que se ha demostrado que va bien, por ejemplo, el trabajo temporal y/o las medidas drásticas que tomó España (Reforma laboral)".

Concluyo con una reflexión personal. ¿Dejaremos a nuestros hijos/as, nietos/as, una sociedad mejor que la nuestra?

Compartir el artículo

stats