Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoja de calendario

Pedro Villalar

Recomponer la izquierda

El PSOE, que fue pieza clave en la modernización de este país, en el tránsito desde un estado caduco y autoritario hasta una democracia moderna y libérrima, ocupa indiscutiblemente el centro-izquierda del espectro político español, pero evidentemente no alcanza a abarcar las posiciones fronterizas de la izquierda radical, con ingredientes utópicos, que un día representó el PCE, después Izquierda Unida y hoy un conglomerado de fuerzas de diverso pelaje, populistas o todavía emparentadas con ciertas formulaciones marxistas. De hecho, en estos momentos, a la izquierda del PSOE están Unidas Podemos, coalición de Podemos con Izquierda Unida que ocupa el antiguo espacio de IU y que puso fin al populismo transversal del Podemos de los primeros tiempos, y Más País, una escisión creada por Errejón, que podría asimilarse con el Podemos originario, pero que posiblemente retorne, antes o después, a los parajes de UP.

Hasta la irrupción de Podemos en el Parlamento español en las elecciones de diciembre de 2015, con 68 escaños, la formación a la izquierda del PSOE, Izquierda Unida, no había pasado de los 21 escaños que consiguió Anguita en 1996. La gran crisis 2007-2014 hundió a los grandes partidos, y favoreció el crecimiento del espacio a babor de los socialistas, que con la normalización del país tiende a reducirse (hoy, Podemos tiene 35 escaños y Más País, 3). Y la evolución de Podemos, que ha ido desde la condición de fuerza antisistema al constitucionalismo más explícito, ha acentuado la confusión en este espacio, que requeriría una recomposición. El PCE sabrá si tiene o sentido mantener como reliquia sus siglas (sólo Portugal lo hace en nuestro entorno), pero lo evidente es que Iglesias, Errejón y Garzón deben reorganizar sus efectivos para ofrecer una propuesta más inteligible que la actual.

Compartir el artículo

stats