29 de noviembre de 2019
29.11.2019
Tribuna

Viernes negro

29.11.2019 | 02:45
Viernes negro

El black Friday llega un año más a nuestras tablets, televisores, periódicos, móviles, hasta en la sopa nos encontramos anuncios que invitan a comprar aprovechando las maravillosas rebajas que los comercios aplican en estos días. El marketing nos presenta esta moda como una verdadera fiesta, la fiesta de los descuentos. Se produce tanta presión mediática que aquellas personas que no tienen pensado comprar nada llegan a sentirse desubicadas, como si se estuvieran perdiendo algo y no saben muy bien el qué. "Si tengo de todo, ¿qué voy a comprar? Pero si no compro nada pierdo una oportunidad de oro de ahorrarme un dinerito". Más o menos esta sería la duda que muchísimas personas se plantean en estos días cercanos al viernes negro.

Es tal la euforia con que se publicita esta campaña de ventas que realmente parece que hubiéramos ganado una copa del mundo. Sin embargo, no hay nada que celebrar. Todo lo contrario, tras la aparente maravilla que supone se esconde una tragedia que tiene mil caras. La inmensa mayoría de productos que se ponen a la venta a precios "regalados" han sido fabricados con materiales de baja calidad y con mano de obra barata que sufre explotación laboral. No hay nada más que fijarse en la etiqueta de origen y comprobaremos que de cada 10 productos, 7 son made in sudeste asiático. Si no fuera así, las empresas no podrían poner a la venta productos tan baratos.

Creemos que vamos a ahorrarnos dinero si compramos en estos días a precios tan buenos, pero la obsolescencia programada nos obligará a tener que adquirir un nuevo producto al cabo de poco tiempo. Un ejemplo de esto son los teléfonos móviles. La gran oportunidad suele ser la gran estafa, porque la batería se estropeará pronto o algún elemento interno se romperá y arreglarlo nos costará más que el propio dispositivo.

Seguimos enchufados, como si fuéramos consumo-dependientes, a la rueda del comprar y tirar, en un planeta que se está rompiendo a consecuencia de la polución humana. La emergencia climática es una realidad. La contaminación mata a decenas de miles de personas en todo el globo cada año. Pero esto no puede impedir que sigamos consumiendo artilugios que no necesitamos, sencillamente porque son baratos. ¡Hasta dónde puede llegar nuestra locura! Tal vez, estemos buscando la felicidad en ello porque no la encontramos en nosotros mismos, en estar tranquilos con la familia, en pasear conversando con la pareja, en salir al karaoke con los amigos y hacer un poco el payaso, en contemplar la maravillosa isla verde en que se convierte Mallorca en noviembre. Hipnotizados por el viernes negro nos perdemos el noviembre verde.

Nuestro consumo-dependencia está provocando que se pierdan los negocios locales, de proximidad porque los que hacen negocio son las grandes cadenas y corporaciones mercantiles. Así, colaboramos inconscientemente con la depredación de grandes y anónimas máquinas sin alma sobre la población y la trama social de nuestra tierra. Hace pocos días abrió en Palma una cadena francesa de venta de libros y demás objetos de papelería y ocio. Obviamente, tenía que abrir justo para el viernes negro. Esta cadena podrá ofertar grandes descuentos y las pequeñas librerías y papelerías de toda la vida no podrán competir con estos leviatanes. Cuando paseemos por Palma y veamos que se ha convertido en una ciudad más sin alma, con sus kentukys, macdonals, zaras, pizzahuts, cortesingleses, etc., nos daremos cuenta que no habrá ninguna diferencia con otras muchas ciudades del mundo, que también van siendo fagocitadas por los depredadores imperiales. Entonces será demasiado tarde para dejar de comprar.

No hay nada que celebrar. Realmente, se acerca un viernes negro, un viernes de luto, un viernes de esperpento. En nuestras manos está no seguirle el juego a este Gran Engaño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!