08 de octubre de 2019
08.10.2019
Tribuna

Sobre el interminable culebrón de las OSPs

08.10.2019 | 02:45
Sobre el interminable culebrón de las OSPs

Algunos periódicos publicaron el pasado 7 de septiembre la noticia de Europa Press titulada "El Govern propondrá una OSP entre Menorca y Barcelona en abierto y con precio limitado" que empezaba diciendo "El conseller de Movilidad y Vivienda, Marc Pons, ha avanzado este jueves que el Govern planteará al Gobierno central una Obligación de Servicio Público (OSP) en la ruta entre Barcelona y Menorca en abierto, lo que significa que podrán operar todas las compañías que quieran, pero con una limitación de precio". En el minuto 12:43 de las Notícies Vespre de IB3 del pasado 11 de septiembre, el conseller volvía sobre esta cuestión, afirmando que el objetivo de su Conselleria, en transporte aéreo, era "aconseguir un preu màxim en els vols a la península".

Como es conocido los gobiernos europeos pueden imponer OSPs gracias al Reglamento (CE) 1008/2008 que especifica que "se permitirá a todas las compañías aéreas comunitarias iniciar en cualquier momento la realización de servicios aéreos regulares que cumplan con todos los requisitos de la obligación de servicio público". Es cuando menos ridículo decir que el Govern planteará una OSP en la que "podrán operar todas las compañías que quieran" porque no puede plantearse de otra manera. El mismo Reglamento añade que "si ninguna compañía aérea comunitaria hubiera iniciado servicios aéreos en una ruta de conformidad con las obligaciones de servicio público que se hayan establecido para dicha ruta, el Estado miembro podrá limitar el acceso a los servicios aéreos regulares en dicha ruta a una sola compañía aérea comunitaria". Esta segunda opción es, necesariamente, posterior a la primera, y se aplica realizando un concurso público.

La intención de éste que suscribe es exponer la perplejidad que siente al recordar las actuaciones sobre este mismo asunto, del actual conseller de Mobilitat, Marc Pons, ocurridas en 2009, cuando era el presidente del Consell Insular de Menorca.

Para entender mi relato es necesario tener en cuenta tres noticias de las hemerotecas: 1) el 10 de agosto del 2007, el Govern balear (presidido por Francesc Antich) nombra a Joana Amengual, directora general de Transporte Aéreo y Marítimo, 2) El 24 de abril de 2009 el Gobierno de España (presidido por Zapatero) nombra a Manuel Ameijeiras Vales director general de Aviación Civil y 3) el 10 de junio del 2009, Joana Amengual se reúne con Manuel Ameijeiras en Madrid, al que entrega un estudio que demuestra que los precios de los vuelos entre Eivissa y Menorca con la península son mucho más altos que otros vuelos similares; también le manifiesta la necesidad de bajar los precios de los vuelos interinsulares y de establecer OSPs entre las islas menores y Barcelona.

Tuve el privilegio de que el nuevo director general de Aviación Civil, fuera un buen amigo mío, ingeniero aeronáutico como yo. En estos años, mi posición profesional de director de calidad y seguridad de Iberworld Airlines (del grupo Iberostar), me exigía viajar con cierta frecuencia a Madrid, algunas veces al ministerio de Fomento. En estas ocasiones, pasaba por la oficina de Manuel Ameijeiras y, si estaba disponible, hablábamos de nuestros asuntos profesionales. Las actuaciones que relato a continuación, con la revisión y aprobación previa de las dos personas con las que las comenté en aquel momento, sucedieron poco después de la visita de Joana Amengual a Manuel Ameijeiras.

Manuel Ameijeiras me contó en su despacho que, poco después de la visita de Joana Amengual solicitándole la imposición de OSP entre Menorca y Barcelona, le visitó el entonces presidente del Consell Insular de Menorca, Marc Pons. Y que fue a decirle que "no hiciera caso de la petición de la directora general de Transporte Aéreo del Govern balear, que era de un partido nacionalista". Ameijeiras, que conocía que el Govern balear era una coalición de partidos que se habían repartido las diferentes consellerias, y que había recibido la llamada del presidente Francesc Antich apoyando las peticiones de su directora general, me explicó que "sintió vergüenza de que, en su partido (PSOE), hubiera personas capaces de una actuación como la realizada por el Sr. Marc Pons, que había demostrado más interés en evitar que el partido nacionalista que gestionaba la conselleria de Transporte, pudiera conseguir las OSP con Barcelona, que en conseguir el interés general de los residentes en las islas menores".

De vuelta a Mallorca, comenté la actuación del Sr. Marc Pons con Joana Amengual. Además de la decepción que expresó por la actuación del presidente del Consell Insular de Menorca, dijo que la noticia le permitía entender mejor las reacciones negativas a su propuesta de OSP con Barcelona, que ya se habían manifestado desde la dirección general de Aviación Civil.

El recuerdo de aquella actuación del presidente del Consell Insular de Menorca, produce como mínimo estupefacción ante los anuncios recientes del Sr. Marc Pons sobre su pretensión de proponer OSPs a las rutas de las islas menores con la península. Pero, para no dejar un excesivo mal sabor de boca al lector interesado, sólo puedo expresar mi deseo de que el conseller de Mobilitat tenga ahora tanto éxito en conseguir unas OSPs con Barcelona, con precios máximos, como el éxito que tuvo para impedirlo en el 2009. Y mi esperanza de que no caiga en la trampa en la que cayó su predecesora, la Consellera Mabel Cabrer en noviembre del 2003, que aceptó la propuesta de Fomento para las OSPs de los vuelos interinsulares con una tarifa máxima injustificadamente elevada. Tan elevada que, ella misma, dos años después de la euforia que exhibió inicialmente en todos los medios de comunicación, amenazó con recurrir legalmente a Fomento por la simple aplicación del IPC a la tarifa máxima que ella había aceptado durante las consultas de Fomento al Govern balear, como puede leerse en las hemerotecas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!