Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Tarabini

Entrebancs

Antonio Tarabini

La educación nos sigue ocupando y preocupando

Un 87% de los ciudadanos encuestados por la Fundació Gadeso considera que el fracaso/abandono escolar sigue siendo el principal problema

Mientras caminamos, pasito a pasito, hacia unas nuevas elecciones generales, la vida sigue con sus claros y sombras. No en vano, hace pocos días comenzó un nuevo curso escolar, asunto nada banal para el futuro profesional y desarrollo personal de nuestros hijos e hijas. La Fundació Gadeso, como cada año, aprovecha el inicio del curso escolar para sondear las opiniones de los ciudadanos y ciudadanas, específicamente a los padres y madres con hijos/as en edad escolar, referidas a las fortalezas y debilidades que afectan al sistema educativo en nuestra comunidad. La propia de este nuevo curso está publicada en Quaderns Gadeso número 374, 'La educación, ocupa i preocupa' a cuyos resultados se puede acceder en www.gadeso.org.

El primer hecho relevante es que la formación de niños, adolescentes y jóvenes, de día en día ocupa y preocupa más a la sociedad en general y más concretamente a padres y madres. El motivo es claro: aumenta la importancia que damos a la formación (en Mallorca 7.3/10), como "instrumento básico" para obtener un trabajo y un salario justo. Hoy el fracaso y/o abandono escolar se percibe como una lacra a la hora de ingresar en el mercado de trabajo. En la época de vacas gordas no inquietaba. El boom turístico e inmobiliario demandaba mano de obra intensiva cualificada o no. El acceso al trabajo era fácil, los salarios eran relativamente satisfactorios (se hacía referencia, con desprecio, a los mileuristas). Pero en 2007-2008 el cuento de hadas se esfumó. La actividad económica entra en crisis, el paro juvenil se convierte en normal, y un salario de 650 euros un éxito. Para más inri, la emancipación se convierte en utopía. Dícese que las entidades financieras, saneadas con 45.000 millones de euros de fondos públicos, han abierto de nuevo el grifo del crédito. Sin duda ha aumentado sensiblemente el montante total de sus préstamos, aunque destinados a menos beneficiarios: a clientes solventes, con recursos patrimoniales y/o con una profesión estable y salario digno. Los jóvenes con contratos precarios y salarios bajos no son clientes habituales de los préstamos hipotecarios.

Es una realidad que el Govern, a través de la conselleria de Educación, ha destinado más recursos en creación y mejora de infraestructuras, equipamientos y servicios. Se han creados y ampliado nuevos centros , ha aumentado el número de educadores y han disminuido las ratios... Y es relevante la apuesta por una Formación Profesional, no como instrumento de "acogida residual", sino como base para obtener una profesión de calidad y estable. Pero la educación nos sigue ocupando y preocupando. La ciudadanía, especialmente padres y madres, reconocen las mejoras, pero el índice de satisfacción, aunque haya mejorado, sigue siendo negativo (4,5/10). Aunque se reconoce que ha aumentado la inversión pública, un 76% sigue considerándola insuficiente. Un 87% considera que el fracaso/abandono escolar sigue siendo el principal problema. Aunque se reconoce una mejora, especialmente en Formación Profesional, la insatisfacción sigue patente frente a la todavía escasa visualización efectiva de una inserción laboral efectiva y de calidad. Sigue viva y coleando, a pesar de los pesares, la exigencia de más becas y mejor dotadas, así como las ayudas al comedor.

Ante la casi certeza de unas nuevas elecciones generales, los problemas estructurales de nuestro sistema educativo seguirán vivos, a pesar de los esfuerzos del Govern. Las imprescindibles reformas educativas seguirán durmiendo en el baúl de los recuerdos ad kalendas grecas. La LOMCE sigue vigente a pesar de nacer muerta al no gozar de ningún apoyo relevante en la comunidad educativa. Las comunidades autónomas, incluida la nuestra, seguirán sin una financiación justa que mejore la calidad de los servicios públicos, incluida la educación. Los Presupuestos seguirán siendo los propios de Mariano Rajoy. Nuevas iniciativas, como la creación de un red pública de escoletes (no simples guardería), de 0 a 3 años, seguirán con dificultades financieras para su implantación. Suma y sigue.

Concluyo con una hermosa reflexión de la escritora Elvira Lindo: "Si los niños votaran. ¡Ay!, si votaran. Si abandonando su deliciosa inocencia fueran de pronto conscientes de que la educación, que no les estamos ofreciendo, es aquello que precisan para crecer en esa igualdad de oportunidades, su pliego de reivindicaciones aparecería en el discurso público de manera natural y constante. Si votaran, ¡ay!, si votaran los futuros adultos, seguro que en la primera entrevista que se le hizo al presidente Pedro Sánchez en TVE la educación habría estado integrada en el cuestionario. Y no sólo por el fútbol que, por supuesto, no quedó fuera".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats