Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Tarabini

Entrebancs

Antonio Tarabini

Mi Photoshop después del 26M

Los resultados electorales del 26 M, tanto a nivel autonómico como local, han configurado una nueva realidad política en nuestra comunidad, un cambio real de tendencia en la gobernación en Balears. El PSOE por vez primera es el partido más votado en nuestras islas, lo que, a pesar de la pérdida de apoyos electorales de Unidas Podemos y Més, posibilita consolidar las vigentes mayorías de progreso en todas nuestras instituciones autonómicas (excepto Eivissa). En contraste, el PP no sólo deja de ser el partido más votado, sino que además obtiene sus peores resultados históricos.

En nuestra comunidad la gobernación ha presentado desde el inicio de la democracia dos periodos perfectamente diferenciados. Uno de claro predominio del bloque conservador nucleado electoralmente en torno al Partido Popular, encadenando varias legislaturas; y otro caracterizado por la alternancia en el gobierno con el bloque progresista orbitando en torno al PSIB-PSOE, mediante coaliciones parlamentarias y/o de gobierno con los nacionalistas y otras formaciones políticas situadas a la izquierda. La leyenda urbana era que somos una sociedad conservadora donde su mayoría política y de gobierno corresponde al Partido Popular donde estaba ubicada la derecha (y parte del centro). En consecuencia, la alternancia, la posibilidad de una mayoría parlamentaria y un Govern progresista, se interpretaba por sectores de la derecha social y política como un simple accidente con una duración máxima de una legislatura. Ahora, por vez primera vez, una mayoría plural y progresista revalida la acción de gobierno enlazando dos legislaturas consecutivas.

Las "novedosas" realidades no tienen por qué ser meramente coyunturales o simples anécdotas. Los resultados electorales posibilitan un liderazgo socialista, abierto y compartido con otras sensibilidades. El PSIB-PSOE debe gestionar su éxito electoral. Sin renunciar a su mayoría, deben querer y saber compartir responsabilidades con los partidos aliados. A su vez Podemos y Més deben analizar sus no-buenos resultados electorales más allá del "efecto Sánchez". Ahora se tiene la posibilidad de que las iniciativas políticas, económicas y sociales, iniciadas en la legislatura anterior se consoliden y se lleven a la práctica. Puede consolidarse la actual mayoría siempre y cuando gestionen adecuadamente los retos y prioridades prometidas en campaña electoral y demandadas por la ciudadanía reflejadas en Quaderns Gadeso 368 "Despres de les eleccions autonómiques: Reptes i prioritats" (gadeso.org).

Vistos los malos resultados de los populares, incluido el Falcon Crest de su excandidato a la alcaldía de Palma, deberían revisar sus estrategias y liderazgos. Pero el "mapa" político balear tiene también otros actores. Ciudadanos ha mejorado sus resultados, pero no ha conseguido dar el sorpasso al PP en su guerra por liderar la derecha balear y la oposición parlamentaria. Su presencia en las instituciones tiene escasa capacidad de participar en áreas de poder, excepto en Eivissa donde sus votos pueden ser necesarios para que el PP pueda gobernar. Quizás merecería la pena que Cs, que se autodefine como de centro liberal, revisara sus estrategias y objetivos siguiendo a sus compañeros europeos. Sin ánimo de ofender, piensen y decidan que quieren ser de mayores. No deja de ser relevante la presencia de Vox en el Parlament y ayuntamiento de Palma. Según su líder, Jorge Campos, practicará como es lógico, una oposición dura que tendría que ir más allá de la demagogia y la confrontación permanente convirtiendo al Parlament en un patio de colegio. No me olvido de El Pi. Sus resultados no son los que esperaban. Repiten resultados, perdiendo votos, pero sin influencia real en ninguna institución autonómica, mientras sigue viva la asignatura pendiente de Palma. Sus raíces y presencia están en el ámbito municipal, con alcaldías significativas y gobiernos compartidos.

Photoshop es un término inglés referido a un programa cuyo objetivo es modificar y/o mejorar las imágenes y personas reflejadas en una foto convencional. He aplicado mi Photoshop a las realidades políticas surgidas después del 26 de mayo. Lo que no sé, es si he mejorado o empeorado la imagen de sus protagonistas.

Compartir el artículo

stats