Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoja de calendario

Pedro Villalar

Las donaciones de Ortega

Falta en este país la cultura de la solidaridad que exhiben las más añejas democracias, sobre todo las anglosajonas, y esa carencia es la que ha llevado a algunas voces a lanzar coces contra el propietario de Inditex, dispuesto a enriquecer tecnológicamente a nuestros hospitales. En los sistemas demoliberales, el Estado tiene unas funciones indeclinables, a las que ayuda generosamente la sociedad civil; en ellos existe incluso un cuarto sector formado por empresas híbridas que no sólo persiguen objetivos de beneficio económico sino también de desarrollo social. Y mantienen instituciones, como el voluntariado y el mecenazgo, en que cooperan los sectores público y privado en beneficio de la ciudadanía.

Es obvio que la política sanitaria debe marcarla el Estado, que es el encargado de adquirir las principales dotaciones, pero todo es perfectible y no hay duda de que la aportación de recursos por filántropos que quieran devolver a la sociedad una parte de lo que ella les ha entregado y adquirir así una cierta 'ciudadanía empresarial', mejorará los servicios.

Por supuesto, sería un escarnio que un empresario defraudador tratara de lavar su imagen con dádivas a la ciudadanía, pero no es el caso: no hay queja alguna sobre el cumplimiento por Inditex de sus obligaciones fiscales. Quien protesta por tanto por esas donaciones no sabe cómo funcionan las sociedades avanzadas.

Compartir el artículo

stats