17 de abril de 2019
17.04.2019
Tribuna

El impuesto de patrimonio puede ser confiscatorio

16.04.2019 | 19:49
El impuesto de patrimonio puede ser confiscatorio

Estable el artículo 31 de nuestra Constitución: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio".

Pues bien, la Agencia Tributaria de Illes Balears (ATIB) ha iniciado una campaña de inspecciones para exigir a algunas personas que paguen ¡más del 100% de sus rentas! entre el impuesto sobre la Renta y el impuesto sobre el Patrimonio. Esa campaña de inspecciones se basa en una interpretación más que cuestionable de la normativa vigente.


La ley del Impuesto sobre el Patrimonio establece en su artículo 31 que lo pagado por una persona cada año por el Impuesto sobre la Renta y por el impuesto sobre el Patrimonio no se puede "comer" más del 60% de sus rentas anuales, y que si se supera ese límite toca rebajar la cuota del impuesto sobre el Patrimonio. En todo caso, ese mismo precepto establece que no se aplicará rebaja respecto de aquellos bienes que, "por su naturaleza o destino, no sean susceptibles de producir los rendimientos gravados por el IRPF". Es decir, que toca pagar impuesto sobre el Patrimonio sobre los elementos improductivos sin rebaja alguna, aunque eso suponga tener que pagar más del 60% de tus rentas anuales.

La web de la Agencia Tributaria cita como ejemplos de bienes improductivos los vehículos no afectos a una actividad económica, las joyas, y las pieles de carácter suntuario. El problema es que la Inspección de la ATIB considera que la vivienda habitual y los solares también son elementos improductivos si sus propietarios deciden no alquilarlos, y en tales bienes se centran la mayor parte de las inspecciones, aunque es evidente que son susceptibles de producir rendimientos si se alquilaran, y que pueden generar otro tipo de rentas, como ganancias patrimoniales al venderse.

La ATIB se basa, sobre todo, en una sentencia del Tribunal Supremo de marzo de 2011 que consideró improductivas a tales efectos las obras de arte. Se está inspeccionando a personas que presentaron declaración del impuesto sobre el Patrimonio y que se aplicaron aquella rebaja (para no pagar más del 60% de sus rentas entre Patrimonio e IRPF), y si la ATIB comprueba que tienen solares sin alquilar o que tienen una vivienda habitual con valor elevado que tampoco alquilan (por ejemplo en verano para uso turístico) entonces se considera que tales bienes son improductivos (la vivienda habitual en la parte que exceda de los 300.000 euros que están exentos) y se les exige una mayor cuota del impuesto sobre el Patrimonio, aunque sumada al IRPF suponga tener que pagar más del 60% de las rentas obtenidas ese año. En algunos casos se les exige más del 100% de sus rentas anuales.

Hay que tener en cuenta que Balears tiene, tras Extremadura, las tarifas del impuesto sobre el Patrimonio más elevadas de España (del 0,28 al 3,45%), y que los inmuebles en Balears tienen unos valores a declarar muy altos (el mayor de: catastral, valor de adquisición, o valor comprobado por Hacienda). En esas inspecciones se están exigiendo mayores cuotas por el impuesto sobre el Patrimonio de los últimos cuatro años, los no prescritos, y además se están aplicando duras sanciones en torno al 50%, más intereses de demora.


En nuestra opinión esas actuaciones de la ATIB, centradas en personas que ya están declarando y pagando impuesto sobre el Patrimonio, se basan en una interpretación de la normativa más que cuestionable (existen consultas de tributos y sentencias de diferentes tribunales en sentido contrario) y que resulta injusta y tiene consecuencias claramente confiscatorias, por lo que vulnera claramente la Constitución. Y también resulta lamentable que la inspección se centre más en los que ya pagan impuesto sobre el Patrimonio para exigirles más, en lugar de detectar y regularizar a los obligados que no están declarando ni pagando nada. Son prioridad de Hacienda los peces de la pecera.

* Abogado y asesor fiscal en DMS Consulting

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!