Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al Azar

Matías Vallés

Xavier Pericay, esto es lo que hay

Xavier Pericay es el único líder político de Balears que podría escribir sus propias memorias. Los demás solo lograrían publicarlas si alguien se las dictara. La cultura agrava el drama personal que atraviesa el portavoz de Ciudadanos, porque intelectualizará el rechazo de la militancia a que siga encabezando la representación del partido. A un especialista en Josep Pla no se le puede ocultar la ironía de que los votantes en las primarias respondan a una pregunta distinta de la planteada. El ganador Marc Pérez-Ribas negaba durante la campaña que su adversario contara con el apoyo de Albert Rivera, otro que puede poner sus barbas a remojar si vuelve a defraudar en las próximas generales.

El desapego de Rivera hacia el cofundador de Ciudadanos no solo quedaría patente en la sustitución de Pericay por Bauzá, "yo sobro si viene él," que demuestra que al partido naranja únicamente le separa de Vox la fabricación de una falsa agresión en Son Servera. La ultraderecha civilizada. La reciente visita del líder máximo del partido a Mallorca contenía una afrenta superior incluso al fichaje del expresident. Rivera anunció que Juan Mesquida sería un excelente ministro del Interior, delante de un Pericay que sería un excelente titular de Cultura en el ejecutivo que nunca presidirá el novio de Malú.

Esto es lo que hay, Pericay. Si Rivera prefiere de ministro a otro político mallorquín, y unas decenas de personas que demuestran la escasa militancia de Ciudadanos votan a un perfecto desconocido, todas las flechas indicadoras apuntan a la puerta de salida. La sustitución del líder parlamentario no supondrá la suavización de Ciudadanos, que seguirá empeñado en no pactar con el PSOE por lo menos hasta que se abran las urnas. El destino de Pericay demuestra la aversión de la política hacia los personajes sosegados y que han leído un libro de más. El griterío debe continuar.

Compartir el artículo

stats