Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Familia con pajarito

Terminó el año del pintor Bartolomé Murillo trayéndome a la cabeza "La sagrada familia del pajarito", una escena de felicidad doméstica en la que María hila y José atiende al pequeño Jesús, quien sostiene entre los dedos un pajarillo que aleja de la mirada cazadora de un perro. Son hermosos y están sanos en una casa humilde y limpia para ser también carpintería. Todas las miradas convergen en el niño, sonrosado, bien alimentado y vestido. La luz cae sobre la familia y se desvanece en una esquina y sobre la mesa de carpintero. Todo es amable para la sensibilidad de 1650, cuando el maestro sevillano terminó este óleo.

Una asociación de ideas extraña muda "La sagrada familia con pajarito" en "Famaztella con pajarito" al leer que Ana Botella (que fue alcaldesa por la gracia de Aznar) es "responsable directo" de que, en octubre de 2013, el ayuntamiento de Madrid malvendiese, sin condiciones, concurso ni tasación 1.860 viviendas públicas a dos fondos buitre. Famaztella (de Familia Aznar Botella) es la sociedad limitada de estos dos políticos liberales y los dos fondos buitre eran de Blackstone, el mayor casero de España.

Los fondos eran buitres y el casero, un águila que dobló el precio de los alquileres y produjo una descarga de desahucios en familias de pocos recursos que, por eso mismo, habían accedido a las viviendas. Esa almoneda de patrimonio público produjo un inconmensurable daño privado con cargo político a "la dureza de la crisis", "los ajustes necesarios" y a "ponerse las pilas para hacer los deberes".

El Tribunal de Cuentas ha condenado a Ana Botella, 6 concejales y un cargo de confianza a pagar 2,8 millones de euros, cada uno. Será recurrido y largo, pero lo que resulte será un cuadro sobre la temática sagrada del siglo XXI.

Compartir el artículo

stats