Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Boulevard

Matías Vallés

El Pacto ha de pagar un extraño viaje de Cirer con Salom

l Pacto de Progreso en el Consell de Mallorca tuvo que abonar hace un año los billetes de un viaje a Madrid de Catalina Cirer, correspondiente a la anterior legislatura. La entonces presidenta del IMAS o Instituto de Asuntos Sociales con el PP voló a la capital con Maria Salom en julio de 2014, dentro de una extraña expedición.

"El billete de la discordia" lo llama hoy la siempre afable Cirer, que tiene alguna dificultad para explicar por qué ningún funcionario quiso avalar el gasto de 250 euros. Tal vez porque el simbolismo supera a la cantidad. De hecho, la Jefa de Servicios Económicos vigente y pasada reconoce que "no fue posible la tramitación de la factura por la ausencia de un responsable técnico que validara el viaje".

Aunque no consiguió pagar el billete, la propia Cirer tuvo que redactar un año después del viaje una "Justificación de factura". Según defendía entonces y hoy, la expedición buscaba una "audiencia con la ministra Fátima Báñez", de la que no existe registro en el ministerio y que estaría ligada "a la cesión de los terrenos de la residencia de La Bonanova". Los funcionarios sospechaban otra motivación. Responde la todavía consellera Cirer:

-¿Cómo te lo puedo justificar? No te lo sé decir. Es mi palabra. ¿Que el personal de la casa no lo sabía? Puede ser, no se lo dije ni a mi secretaria. No le dimos publicidad, pensamos que valía más que no comentáramos nada del viaje.

-Pero habrá alguna foto de la audiencia de una ministra a dos altos cargos de su partido.

-Fotos no, queríamos un poco de discreción. No sabíamos si la gestión sería infructuosa, que lo fue, y cómo explicar en el partido que los compañeros de Madrid se habían negado.

Es curioso que visites "en audiencia" a una ministra y no te hagas una foto con ella, aunque se trate de Fátima Báñez. Es curiosa la cita secreta un día antes del último consejo de ministros del curso. Eran tiempos turbulentos para el PP balear. Dos días antes del misterioso viaje, James Matas ingresaba en la cárcel de Segovia para cumplir una pena de nueve meses. Precisamente Salom y Martínez Pujalte celebraron un ágape con el expresident en Madrid, cuando ya había sido desahuciado por los populares.

Antoni Bennàssar era el único de los tres candidatos a la jefatura de servicio de Traumatología de Son Espases con la titulación de catalán exigida, y no le sirvió de nada. Aquí ya manda Ciudadanos, en Cataluña casi. He escrito cosas peores que Quim Torra contra nuestros vecinos españoles, y siempre he pensado que me quedaba corto. Pido perdón, por si acaso. La Generalitat enlaza a los peligrosos criminales Artur Mas, Carles Puigdemont y Torra. En cambio, Madrid ha gozado de los por tantos motivos ejemplares Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes. Coloquen ustedes a Llarena, Montoro, Alemania y Bélgica donde quieran, pero la mejor fábula sobre lo ocurrido me la aporta mi amigo nefrólogo:

"Si un prestigioso médico internista de un hospital de referencia de la capital de España me diagnostica "hepatitis fulminante e insuficiencia renal", en teoría estoy muy malito y puedo diñarla. Si pido una segunda opinión a un internista alemán/belga y me dice que no tengo hepatitis fulminante (puedo tener hígado graso, que es otra cosa más leve), me quedo más tranquilo. Si pido otra tercera al Jefe del Departamento de Nefrología y Presidente de la Sociedad Española de esta especialidad, y me confirma que tampoco tengo insuficiencia renal, solo un poco de urea que puede ser secundaria a deshidratación o a lo que como, respiro aliviado. A continuación me pregunto por el primer médico... ¿Pongo una reclamación?, ¿quería asustarme adrede?, ¿sabía medicina interna?"

Todavía hay gente que me pregunta por qué Mallorca es especial. Pues miren, veo la publicidad de los selectos aviones privados de Luna Jets, y se adjuntan sus bases de operaciones. En concreto: Ginebra, Londres, Dubai, Ibiza, Palma, Mónaco. Estamos bien acompañados. Ahora mismo, las vacaciones más selectas de la isla se ofrecen por ocho mil euros a cambio de solo tres noches.

Por esa módica cantidad, y con todos los desplazamientos en jets privados donde se degusta jamón de 610 euros, se disfruta de tres noches en el hotel María Cristina de San Sebastián, el Alfonso XIII sevillano y el Mardavall de Calvià. Les ahorro el recital gastronómico en las ciudades extranjeras, el banquete mallorquín se saborea en Son Moragues a partir de un elemental pa amb oli. El diseño de este festival de lujo corre a cargo de la firma Mimo para gourmets.

En la foto que hoy nos ilustra, se comprueba que la hostelería de lujo se acaba en la puerta. Suites con vistas a la basura del propio hotel donde te alojas. Un paso más sería esparcir los residuos por las suites, pero es más fácil cargárselos a los palmesanos. La basura se deposita sin miramientos ni selección en la calle. Ocurre a pocos pasos de la plaza de Cort, el desastre es perceptible desde las cafeterías donde viven los concejales. Las fotos captadas por los vecinos en marzo, abril y mayo están en posesión de Emaya, que ha hecho el mismo caso omiso que si se tratara de denuncias por ruidos. No solo acreditan el depósito por empleados del establecimiento, sino también el engorde de la montaña de basura y su desplazamiento. No publicamos más imágenes para no herir la sensibilidad de nuestros exquisitos lectores.

Reflexión dominical jurisdiccional: "La pregunta es qué sabe Llarena de Derecho Penal".

Compartir el artículo

stats