Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ventajas del modelo francés

En Francia, como es sabido, las pensiones se pagan con un impuesto finalista, la Contribución Social Generalizada (CSG), que grava toda las rentas, salariales y del capital. La tarifa de este impuesto ha sido acomodándose a la evolución del sistema de pensiones, que, como es lógico, tiene problemas demográficos parecidos a los nuestros. En general, las pensiones son más altas que en España, pero también los salarios, por lo que el poder adquisitivo de nuestros pensionistas sería algo superior a los franceses.

Cuando se instauró el CGS, en 1991, la tasa del gravamen era del 1,1%, pero la sostenibilidad del sistema ha ido incrementando la contribución: desde 2005, los salarios son gravados con una tasa del 7,5%, las rentas del capital con una del 8,2% y las propias pensiones con una del 6,6% (si la pensión se halla en la horquilla entre 10.997 y 14.374 euros anuales, paga el 3,8%). A partir de este año, se prevé una nueva subida (los salarios se gravarían con el 8,2%).

A los más liberales no les gusta la fórmula, pero es transparente y clara: si el consenso político y social cree que los pensionistas deben mantener su poder adquisitivo, los políticos no tendrán inconveniente en ajustar el gravamen a esta condición. Y al contrario: habrá que ver si algún partido propone en su programa recortes sistemáticos a los pensionistas.

Compartir el artículo

stats