Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Da Silva

En corto

Pedro de Silva

Interviú

Es casi seguro que nadie propondrá a Interviú para el "Princesa de Asturias" de Comunicación y Humanidades, pero eso no quiere decir que no lo merezca. Los actuales detractores de la Transición no saben lo que era antes. El nacional-catolicismo, en su empeño por hibernar la libido, había dejado en la red por la que circula enormes placas de hielo. Siempre hay vías alternativas, claro, pero hacía falta limpiar aquello, e Interviú se puso a desinhibir lo que estaba inhibido (haciendo caja de paso). No digo que la tarea no fuera a veces cutre, pues no se palea estiércol embalsado sin levantar peste, pero alguien tenía que hacerlo. Hoy España es uno de la países más desinhibidos del orbe, y eso también son libertades públicas. La desmoralización que Interviú y sus despelotes causaron en el búnker de entonces (el de verdad) fue de las que hacen época, y esto ayudó a su desmoronamiento.

Compartir el artículo

stats