Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maldeojos

Burgos, catedral de la tele

En Burgos no ocurren ni sucesos de los que pasan en sitios que tampoco existen salvo para conexiones en directo cuando hay algún crimen de sangre, o cuando José Antonio Sánchez, el presidente murciano, abre informativos en todas las cadenas por sus líos con la justicia

Claro que habría, claro que hay que preguntarse, como hace años se preguntaban si existía Teruel, si existe Burgos. ¿Existe Burgos? Existe. Dices Burgos y piensas en eso, en su catedral. La catedral de Burgos. Piensas, y ves, porque lo has visto muchas veces, en las afiladas agujas góticas de sus torres, en las filigranas como de encaje mimado de sus ventanales y rosetones góticos y en su figura a punto de elevarse al cielo, leve como una nave del espacio. Y se acabó. En Burgos no ocurren ni sucesos de los que pasan en sitios que tampoco existen salvo para conexiones en directo cuando hay algún crimen de sangre, o cuando José Antonio Sánchez, el presidente murciano, abre informativos en todas las cadenas por sus líos con la justicia, aunque ni eso es suficiente para que a TVE le llame la atención. Es que TVE es muy suya, como sabemos. Esta semana Murcia se ha vuelto a convertir en la catedral de la vergüenza. Perrea, perrea, el chiquichiqui mola mogollón, lo bailan en la China y también en Alcorcón, lo bailan los brothers, lo baila mi hermano, lo baila mi mulata con las bragas en la mano. Era Chuiquilicuatre. Qué tiempos. Ahora se baila el nuevo tema. ¿El pepinazo de Leticia Sabater? No, por dios, eso es gloria bendita. ¿El último bombazo de Paquirrín, que acumula discos de oro a cascoporro con unas letras que dan más asco que su música? Tampoco. Ahora, gracias al presidente panocho, se baila el ¡Murcia, a tope! Murcia no salía antes en la tele y ahora se ha convertido, sin FesTVal ni nada, en otro destino de reporteros y fotógrafos persiguiendo al de Puerto Lumbreras para que cante lo que sabe cuando intentó pagar con dinero público a una empresa para que su nombre en internet en vez de a mierda oliera a lentejas con chorizo. Murcia, a tope, catedral del chanchullo. ¿Han visto las tremendas imágenes de un tipo placando a una reportera de La Sexta cuando la mujer trataba de hacer su trabajo preguntando al presidente por esta cuestión? Sus modales de orco para proteger al jefe de la peligrosa periodista producen bochorno. Si ese guardián es periodista tendría que explicar cuándo dejó de serlo para convertirse en un matoncillo de barrio. No es de extrañar que Wyoming y sus guionistas la tomen con Murcia para echar unas risas. Lo tocapelotas es que son sus dirigentes políticos los que ensucian el nombre de una tierra hermosa y una gente que no los merece. O sí, porque los votan.

Morcilla y queso

Volvemos a la ciudad castellanoleonesa. De Burgos también se sabe -¿se sabe?- que el Cid Campeador está enterrado en la mentada catedral. Y como ésta es una página sobre televisión, de televisión hablamos hablando de Burgos, del Cid, y de la catedral. ¿Y el queso, el queso de Burgos? ¿Y la morcilla de Burgos? Al final conocemos más cosas de las que creíamos. De todo eso, de cultura, tradiciones, y gastronomía burgalesa, se ha visto en la edición de Primavera del FesTVal en Burgos que se celebró esta semana. En el apartado gastronómico pasó por los fogones el chef Sergio Fernández, que grabó ante el público el programa Cocinamos contigo para Canal Cocina, y también Julius Bienert y Gonzalo D´Ambrosio, que hicieron una demostración de sus habilidades culinarias ante los burgaleses congregando a la gente como si se tratara de estrellas del balón. La televisión tiene un poder de fascinación acojonante. Quizá por eso, aunque con la excusa de su afonía, Andréu Buenafuente no acudió a la presentación del especial Late Motiv de Cero sobre jóvenes españoles que han emigrado a otros países pero sin lo guay del Paraguay de Españoles por el mundo, y apareció, como Rajoy, en versión Buenafuente plasmado. Me di una vuelta mañanera por una de las sedes del FesTVal en Burgos, la del Teatro Principal, y la gente formaba colas que llegaban a la calle para ver el estreno de Clan, en el Forum Evolución, de Los Lunnis de leyenda, con la vital Lucrecia. La misma locura para ver el estreno del inminente concurso de duras pruebas, presentado por Arturo Valls, Manolo Lama y Pilar Rubio, Ninja Warrior, que emitirá Antena 3. Es un programa estilo japo. De hecho el programa es una copia de Sasuke, de una tele japonesa. Son pruebas no aptas para los corazones delicados ni las barrigas de tocino y morcilla, por mucho queso de Burgos que te zampes luego.

Se masturba

Y perdonen que les revuelva las tripas mezclando la comida con lo siguiente. El deber es el deber, y la responsabilidad de mantenerlos al tanto del tanto me obliga a darles la mañana, a revolverles el estómago, a ponerles el gesto como el que va al retrete y no puede. Lo suelto rápido para que el nudo no se haga muy asfixiante. Terelu Campos se masturba. A veces, puntualiza. Y cuando le dan, gusta que le den por delante, "que por detrás te dan a cualquier sitio que vayas". Ya. Puede respirar. Espero que lean esto con el estómago vacío. Lo siento, pero ya digo, soy responsable y me debo a mis lectores, que no tienen que ver ni oír según qué cosas porque para eso estoy yo. Para tragarme estos sapos y esa culebra. No, por Burgos ni pasó ni se esperaba a esta mari. Tampoco a su mamá. Bastante tenemos, quien las aguante, con saber que María Teresa Campos ha firmado "un contrato de larga duración con Mediaset" una vez que ¡Qué tiempo tan feliz! pasó a ¡Menudo chasco me has dado, Paolo Vasile, cabrón! quitándome lo que más quería, excepción hecha de Las Campos, un producto tan otoñal como humillante. Y una última cosa. Un mensajito a los llamados "jóvenes de la CUP", con la lideresa montaraz versión vándala Anna Gabriel al frente en su asalto a la sede del PP catalán. Vi las imágenes de baja calidad en una tele, pero suficiente para revolverme el cuajo. ¿De qué va esta chusma? Cualquier razón que pudieran tener la van perdiendo en un rastro de infamia y asco. Me quedo con la imagen dulce, fresca y cristalina del río Arlanzón a su paso por Burgos, catedral de la tele esta semana en España.

Compartir el artículo

stats