Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El extraño viaje de Piqué

Josep Piqué fue ministro de Industria en la primera legislatura de Aznar (1996-2000), en cuya segunda mitad ejerció también la tarea de portavoz del Gobierno. Entre 2000 y 2002 fue ministro de Asuntos Exteriores en sustitución de Abel Matutes y desde julio de 2002 a septiembre de 2003, ministro de Ciencia y Tecnología. Entre 2003 y 2007 presidio el PP catalán? y el personaje se desvaneció políticamente.

Durante un largo trecho de aquel recorrido en el Gobierno, Piqué pareció -y alardeó de ello- un renovador, un personaje periférico e inteligente capaz de mantener una visión de España abierta, alejada de la que proverbialmente tenía del paisaje la derecha tradicional. En cierta medida engarzó con el catalanismo moderado de Pujol y de Roca que pretendía reformar el Estado desde dentro para hacerlo más acogedor y comprensivo con la plurinacionalidad de facto que tenía problemas para expresarse a través del Estado autonómico.

Por ello, resulta sorprendente que, tras su paso por las esferas empresariales privadas, Piqué regrese a los arrabales políticos de la mano de Aznar y en compañía de Ruiz-Gallardón, el ministro que dejó de serlo con Rajoy porque no entendió que este país ya no podía congeniar con los atavismos carcas de una derecha vieja e irrepetible.

Compartir el artículo

stats